Home
Objetivos
Busqueda
Busqueda por Nombre
Busqueda por Localidad
Mapas
Las Capillas y el Arte
Fiestas
Biografias
Patrimonio
Glosario
Contacto

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Belén San Lorenzo

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

NUESTRA SEÑORA DEL ROSARIO DE CANDONGA

"La Capilla de Candonga tiene el encanto de las cosas humildes. Es bella, sin pretender serlo; es grata por ese indefinible valor de todo lo vetusto; tal un símbolo en medio de la soledad; es la fe, que para alcanzar su máxima expresión busca siempre el arte, supremo refugio de los espíritus nobles".

Arq. Mario Buschiazzo

 

 

Estábamos llegando a El Manzano, conversando sobre la capilla, cuando fue Mónica quien hizo el comentario:

- Qué raro que no la declararon Patrimonio de la Humanidad como a las otras.

- No podían hacerlo. Candonga nunca fue jesuítica - replicó Diego, otro de los viajeros.

- Sin embargo, son muchos los historiadores que opinan que la hicieron los jesuitas y que la estancia fue de ellos.

 

La conversación continuó sobre el tema y uno podría decir que ambos tenían razón, en parte. El caso es que existe numerosa bibliografía y folletería turística que adjudican  la obra a los jesuitas.

Atento a que no existe un autor debidamente reconocido y dada la prolífica labor de éstos, es tentador adjudicarles la autoría de estas joyas de la arquitectura colonial.

También es cierto que quedó demostrado que la estancia de Santa Gertrudis no perteneció a los jesuitas. La errónea o incompleta lectura de un documento llevó a asumir esta equivocación. Tampoco estuvo en los inventarios de la Junta de Temporalidades.

 

Desde un recodo del camino, en medio de la vegetación y desde lo alto divisamos la blanca figura de la Capilla, mientras el sol, rápidamente quería ocultarse detrás de los cerros. 

Al llegar, comenzamos a leer la cartelería para informarnos antes de entrar. Hoy la ampliamos de esta manera:

 
 

LA CAPILLA

 

Click para ampliar

Click para ampliar

La fecha de construcción no está determinada con precisión. Cuando Don José Moyano Oscariz (Ver Biografía) compró las tierras en 1720, nada había. En la desaparecida campana que estaba en la espadaña había una leyenda que expresaba "Miguel Ramis Nuestra Señora del Rosario 1762". Dentro del lapso de estos 42 años se construyó esta Capilla.

Desde el punto de vista morfológico, existen formas arquitectónicas que reconocen antecedentes en obras de Potosí (fotos de la izquierda). El arco cobijo que preside el templo, recuerda al potosino San Lorenzo, no tanto por la iconografía del imafronte como por la protección que la prolongación de la nave hace sobre la entrada. La Iglesia de Belén en la Villa Imperial, es otro ejemplo.

Click para ampliar Click para ampliar

Click para ampliar

En medio de la nave tiene una linterna por donde penetra la luz,  de igual modo que las existentes en los abovedados galpones de acuñación de la Casa de la Moneda de Potosí.

 Click para ampliar Click para ampliar

Click para ampliar

"Todo nos llevaría a pensar que el regreso de algunas de esas arrias que devengaban pingues ganancias con la venta de mulares, hubiera venido el alarife contratado para realizar esta obra que, sin duda, se destaca de otros ejemplos de igual uso, por haber sido realizada con un manejo plástico espacial de interesantes recursos”.

La capilla posee una sola nave, sin cúpula, en el frente que mira al naciente luce espadaña desde la base. Sacristía del lado de la epístola, y "habitación para los curas" del lado del evangelio.

La descripción que en 1973, hiciera el señor Emilio E. Buteler Riu, muy prolija y acertada,  nos induce a transcribirla. Según su parecer:  "Candonga, aunque similar en proporciones y esquema de planta a las demás capillas rurales del siglo XVIII construidas en nuestra provincia , se destaca por la integración de elementos estáticos y estéticos  que culmina en una candorosa composición arquitectónica con gran calidad de valores formales."

"El empleo de la bóveda de cañón corrido, con intersecciones de lunetos configura una modalidad constructiva de avanzada para este tipo de arquitectura rural de la época. El predominio tanto interno como externo de la línea curva , da continuidad de visualización  y por ende mayor equilibrio, armonía y unidad al conjunto. Su factura revela manos industriosas  y la espontaneidad no parece del todo iletrada, pues los indicios de un barroco ingenuo telurizado, nos hace suponer que sus proyectistas bien conocían fuentes originales del mismo (Vg. la linterna de la nave)".

"Penetrando en la capilla, su portada se guarece bajo el recinto que invade el atrio  y que forma el intradós de la bóveda prolongada al exterior. La puerta de acceso está flanqueada por dos pilastras semicirculares en cuyo entablamento discontinuo descansan, a modo de frontis, dos volutas que encierran en el centro una caladura en el muro, poco profunda, de forma ovalada. En la parte superior de aquella y al centro, existe un orificio en cuadrifolio que deja penetrar la luz a la nave. Todos estos elementos decorativos que hacen la ornamentación de la portada son de un diseño muy simple y de factura rústica".

"En su frente se destaca la espadaña de tres aberturas, coronada por elementos curvos y cornisamentos muy sencillos".

"Una pequeña linterna o capulín corta centralmente la nave, iluminando cenitalmente, en cuyo extremo frontal se levanta un simple altar de mampostería el cual dan cuatro hornacinas caladas en el muro, una superior y tres horizontales en línea".

"La sacristía, también de techumbre abovedada con lunetos, tiene alacenas y hornacinas recortadas en el espesor del muro y está iluminada por un caladura en  cuadrifolio en el arranque de la bóveda".

Click para ampliar

Click para ampliar

Click para ampliar

Click para ampliar

LAS TIERRAS

22/06/1605

El gobernador Francisco de Barraza y Cárdenas entrega merced de las tierras de Tilín y Cupil al Capitán Juan de Molina Navarrete (1540-1609); “… otro pedazo de tierras cinco leguas de esta ciudad en lo que llaman Tilín y Cupil … que alindan con tierras de Citón y Saldán y Ministaló y Ascochinga atento a que los dichos indios de Cupil no están en el dicho sitio y han sido pasados a otras mejores tierras".
09/08/1609 Fallece Juan de Molina Navarrete, primer propietario de la merced de Tilín y Cupil, que fuera vecino fundador de la ciudad de Córdoba. Hereda la propiedad su hija Doña Luisa Navarrete , que se había casado con el Capitán Hernando Tinoco. (1565-1633).
14/06/1693 Fallece éste último y le suceda en el derecho, su hijo Luis Tinoco de Navarrete.
01/06/1634 Por $ 200,00 Don Luis las vende a Dona María Cortez.
19/12/1637 Toma posesión de las tierras compradas “sobre la junta que hacen dos arroyos entre dos cerros grandes“ y las incorporó como parte de la estancia de “San Pablo del Monte“, ubicada al oriente de Tilín y Cupil.
07/08/1643 Al fallecer Doña María, dejó por testamento, como heredero universal a su sobrino carnal, el doctor Adrián Cornejo, cura rector de la Iglesia Matriz de Córdoba.
13/11/1643 Éste consigue que el gobernador Baltasar Pardo Figueroa, le otorgue una merced de demasías de tierras con la cual amplía su propiedad.

02/10/1677

Muere trágicamente en el derrumbe de la Iglesia Catedral de Córdoba, el cura Cornejo y lo hereda su hermano, el capitán Francisco Moyano Cornejo (1618-1677). 

05/01/1684

Fallece y las tierras pasan a manos de su hijo el capitán Miguel Moyano Cornejo.
22/11/1692 Don Miguel toma posesión en las tierras mencionadas.
24/11/1695

Se celebró la escritura entre el Colegio de la Compañía de Jesús y Doña Juana Rodríguez Navarro. Este largo documento que es “transacción, pacto y convenio”, es el que llevó a varios historiadores a suponer que Candonga perteneció a los jesuitas. Esto, más allá del hecho de que cualquier obra colonial que no tiene autor conocido, se les atribuye a los padres jesuitas por su importante labor en tierras cordobesas.

La Compañía, dueña de la estancia de La Candelaria, representada por el padre procurador Benito Capdevilla y Doña Juana Rodríguez Navarro, en nombre de sus hijas menores, dueñas del “Potero de Santa Gertrudis”, firman un documento por el cual, quedan incorporadas dichas tierras ubicadas en la “Pampa de San Luis”, a la estancia de La Candelaria.

Al no apreciar la diferencia entre Potrero y Estancia, el Padre Gracia, Juan Kronfuss, Mario Buschiazzo, Ferrari Rueda y otros, creyeron posible que Candonga perteneció a los jesuitas. 

Año 1770 Referida a las tierras de Tilín y Cupil, se hace un reconocimiento, que dice : “… hacen junta en dos cerros grandes frente el uno del otro y bajando de dicho arroyo se reconocieron cerca de dichas juntas señales de poblaciones, sepulturas y vestigios de indios por haberse hallado una piedra que usan los indios  llamada canana para sus moliendas de harina de maíz.“  
Agosto 1714 Fallece en Totoral, el capitán Miguel Moyano Cornejo y parte de sus tierras pasaron a sus hermanos. El capitán  José Moyano Cornejo recibió los de Tilín y Cupil. Parte de las mismas se las entregó a su hija Doña Isabel Moyano Cornejo, en dote, cuando se casó con el Capitán Don Benito Arias Velásquez.
25/06/1720 Ambos venden la dote de Isabel, a Don José Moyano Oscariz (1689-1778). Por escritura, vendían un pedazo de tierras situado a ocho leguas de Córdoba, por la suma de cuatrocientos pesos al contado, el cual lindaba “por la parte del sur ,con tierras de Tilín y Cupil y por la parte del oriente con todas las aguas que caen desde la cumbre arroyo abajo hasta la angostura y desde allí para la parte del este hasta la loma de san Francisco arroyo arriba hasta una angostura donde está una huerta de duraznos llamada Candonga y para poniente hasta topar con el mojón de Alpatauca que son en la forma y manera que seos fueron dadas en dote”. En este documento se menciona por primera vez el nombre "Candonga", que en castellano, entre otras acepciones,  quiere decir “mula vieja que poco sirve para el trabajo”. No tiene orígenes indígenas ni de otra índole. 
21/05/1770 José Moyano Oscariz labra testamento, por el cual se sabe que en esa fecha era propietario de la capilla y estancia “El Rosario de Santa Gertrudis“ y disponía la fundación de una capellanía.
05/11/1817 El doctor Santiago de Allende, sobrino bisnieto de Moyano Ascariz, que fue capellán y patrono de Candonga, vendió la estancia a Don Gabriel Amuchástegui por la suma de ochocientos pesos.
29/01/1824 En el reconocimiento de los terrenos efectuados se precisas que a un cuarto de la legua de la estancia de Candonga a la parte noroeste se halla la junta de “dos arroyos abundantes de agua que baja el uno de la parte del oeste y el otro de la del noroeste, que se juntan entre dos cerros altos y forman el río que pasa por ésta [la estancia de Candonga] … buscando en la junta señales del pueblo de indios que existió en ellos, solo encontramos en un punto un cimiento de piedra medio enterrado y lleno de árboles y arbustos o maleza y en otro lugar como una cuadra distante, una gran piedra con tres morteros cavados  en ella“.
Año 1852 Al fallecer Don Gabriel, sus hijos Francisco y José María heredan la estancia.
05/08/1871 José María vende sus derechos a Francisco.
10/08/1883 Don Justiniano Amuchástegui le compra las tierras a su hermano Francisco. 
30/06/1911 Don Arturo Bouquet Roldán compra a Justiniano Amuchástegui, la estancia que en ese momento contaba con 303 hectáreas, 5437 m2. y 3657 cm2.
Década del ´20

Capilla de Candonga (circa 1925) - Foto Carlos Vera

Década del ´30
Década del ´40

Década del ´60

Curiosa foto publicada en "Historia de la iglesia en la Argentina" de Cayetano Bruno (1967). La misma ha sido revelada con el negativo invertido de modo que la imagen deviene en espejo de la realidad.

De la misma publicación obtenemos esta otra imagen donde la capilla, correctamente reproducida, se expone dentro de un marco de frondosa vegetación.

20/01/1973 El Lic. Alejandro Moyano Aliaga con el Dr. Jorge A. Maldonado corroboraron in-situ la ubicación de las tierras de Tilín y Cupil al coincidir con los datos que obran en los documentos disponibles.  Al primero de los nombrados se le debe, gracias a su prolífera investigación, el haber aclarado el origen de la "Estancia de Santa Gertrudis y Candonga".

 

 

Cuando la Capilla perdió el encanto de su pasado glorioso:

 

Al año siguiente de tomar posesión de la Capilla, la Provincia ordenó su restauración. En el diario Los Principios de Córdoba, del sábado 8 de mayo de 1937, se publicaba la carta de don Juan Kronfuss que, dirigida al director del diario, exponía su preocupación por el daño infringido al bello monumento de resultas de dicha “restauración”.

Dice Kronfuss: "Un turista me pregunta en una carta, que para qué han servido los seis escalones que existen al lado de la capilla de Candonga, que terminan contra la pared exterior de la misma, sin puerta u otro elemento que justifique su existencia.

Sabiendo que el gobierno ha encarado la restauración de la citada capilla a un 'arquitecto' me extraña sobremanera la fotografía que acompaña la carta, por lo que fui personalmente a observar como ha quedado después de la restauración.

En realidad, he podido comprobar que la pregunta tenía su razón de existir.

La escalinata que antes conducía al campanario para llamar a los fieles, no existe más. La han sacado, dejando como una nota fuera de tono, seis escalones que terminan contra la pared.

Para qué poner en ridículo a nuestros antepasados, con una 'restauración' que quita todo valor cultural a una reliquia de ayer, y deja abierta la pregunta de ¿cómo ha sido posible llegar hasta el campanario sin existir escalera para ello?

En mi libro [ARQUITECTURA COLONIAL en la ARGENTINA] se ve en la parte respectiva, que la escalera doblaba a la izquierda y era posible subir al campanario, cosa que después de la 'restauración', ya no puede hacerse.

No quiero entrar en detalles sobre esta restauración de manos inexpertas y un criterio pobrísimo, pero creo que gana algo en aspecto, una capilla antigua, al ponerle un techo flamante, y menos habiendo tantas tejas en buen uso y baratas, producto de demoler casas antiguas y que guardan el color y aspecto de una verdadera cosa colonial.

Pero lo que da la motor desagradable sorpresa a un buen cristiano, es que 'el arquitecto' (?)  ha sacado la cruz del campanario de la capilla, haciendo desaparecer en esta forma la impresión de que nos encontramos frente a una obra católica del pasado.

Es por eso que a la capilla de Candonga ya no debe hacérsela figurar en las guías de turismo por que ha perdido el encanto de su pasado glorioso, como pierde la mariposa su belleza al sacarle los colores de las alas.

Dejar morir en ruinas bellas e imponentes, estas obras del pasado, es preferible a sacarles el encanto y ponerlas en ridículo con una 'restauración' de esta categoría.                

Puede apreciarse en los dibujos adjuntos el estado actual de la escalera contra la pared, y también en la forma en que debió haber sido lógicamente encarado el problema a fin de resolverlo de acuerdo s su forma, viéndose así el aspecto del 'ayer' y del 'ahora'.”

 

A la izquierda, la Capilla de Candonga tal como era, con cruz y escalera para el campanario. A la derecha, después de restaurada, suprimiendo la cruz y la escalera a que alude el Arq. Kronfuss

 

La capilla sufrió varias restauraciones, la más importante bajo la dirección del arq. Mario J.  Buschiazzo. La cruz sobre la espadaña nunca se repuso.

 

Datos complementarios:

 

El Dr. Arturo Bouquet, en abril de 1934, ofrece en donación a la Provincia de Córdoba la Capilla de Candonga con una superficie de una hectárea 7147 metros cuadrados, manifestando: "Deseo vivamente que el Gobierno tome a su cargo la citada capilla y haga las obras necesarias para su restauración, y en su oportunidad, si así lo creyere conveniente, sea declarada monumento histórico".

Por decreto Nº 018950 Serie C del 18 de septiembre de 1934, la Provincia acepta la donación y el 2 de marzo de 1936 se toma posesión bajo inventario.

 

La Capilla fue declarada Monumento Histórico Nacional por decreto Nº 90732 de fecha 14 de mayo de 1941, conjuntamente con la catedral de Córdoba, la casa del Virrey Sobre Monte, Santa Catalina y Alta Gracia.

 

Latitud: 31º 5´ 7,89 “ S

Longitud : 64º 20’ 41,10” W 

Altitud : 988 m.

Orientación fachada ppal.: este

Dibujo de Juan Kronfuss

 

El Lic. Moyano Aliaga en su libro sobre la Capilla, cierra la descripción con estos conceptos: "Hay en Candonga un incipiente estilo arquitectural. Aunque es barroco burdo tiene algo de genuino y hace que no se pueda borrar de nuestros ojos la  esbeltez de su espadaña , el acogedor recinto que abriga la bóveda, la humildad de la imagencita del Rosario. Todas estas cosas impresionan grandemente al espíritu sensible". “La pura belleza blanca de sus líneas curvas con el ondulante paisaje verde y cielo azul que circunda, hace que perdure en nuestro recuerdo para siempre".

 

 

 

 

Fuentes de consulta:

  • FURLONG CARDIFF, Guillermo, S.J., Arquitectos Argentinos durante la dominación hispánica - Editorial Huarpes, S.A. - Buenos Aires, 1945.

  • KRONFUSS, Juan, Arquitectura Colonial en la Argentina - Editorial A. Biffignandi, Córdoba

  • LAZCANO GONZALEZ,  Antonio, Monumentos Históricos de Córdoba Colonial - S. de Amorrortu e hijos, Buenos Aires, 1941.

  • MOYANO ALIAGA, Alejandro, Candonga, Revelaciones Históricas - Editorial Biffignandi, Córdoba, 1976

  • CAYETANO BRUNO - Historia de la iglesia en la Argentina - 1967

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

ll Home ll Objetivos ll Búsqueda ll por Nombre ll por Localidad ll Mapas ll Patrimonio ll Glosario ll

ll Fiestas ll Las Capillas y el Arte ll Biografías ll

info@capillasytemplos.com.ar

 

La Página Web "Capillas y Templos" es una iniciativa privada sin fines de lucro que no mantiene vinculación alguna

con los distintos templos aquí descriptos como así tampoco con la Iglesia Católica

ni con ningún otro Credo Religioso u Organismo Gubernamental.

 

La Página Web "Capillas y Templos" se encuentra inscripta en la Dirección Nacional del Derecho de Autor, bajo números:

884418 del 26 de octubre de 2010

4985831 del 23 de diciembre de 2011

5077053 del 07 de febrero de 2013

5234137 del 05 de junio de 2015 y

5339188 del 21 de marzo de 2017

Se prohibe la copia y/o reproducción parcial o total del material contenido en la presente Página

sin la expresa autorización de los autores de la misma.

De modo explícito, no autorizamos ningún tipo de utilización del presente contenido

que signifique fines comerciales y/o rentables.