Home
Objetivos
Busqueda
Busqueda por Nombre
Busqueda por Localidad
Mapas
Las Capillas y el Arte
Fiestas
Biografias
Patrimonio
Glosario
Contacto
 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

SAN PEDRO APOSTOL

Transcurrían los últimos  años de la década del cincuenta del pasado siglo y me parece verlo a mi "nonno" Luis, quien sentado junto a mi en el papel de acompañante, en su Willys cuatro puertas color verde con tapizado de pana  beige; todos los domingos camino al campo de San Pedro. Velocidad máxima permitida por él: 20 km/hr.

Toda una hora para ir desde Morteros a la colonia, por caminos de tierra flanqueados magníficamente, a modo de sombreado túnel, por grandes paraísos y todas las veces, repitiendo el mismo versito en piamontés:

 

"Fame `l piasì, va pian Chi va pian a va san, chi va fòrt a va a la mòrt … a-i è temp ancora"

(Haceme el favor, andá despacio ... quien va despacio va sano, quien va fuerte va a la muerte ... hay tiempo todavía ...)

Click para ampliar

Click para ampliar

¡Como cambiaron las cosas! Nunca imaginé que esta capilla llegaría a ser monumento provincial, nunca imaginé que podría estar tan hermosa en medio de ese pueblo que no pudo ser, nunca imaginé que podría volver y sorprenderme, viendo como su testero se pierde en un dorado trigal de la pampa gringa del este cordobés.

La Colonia San Pedro fue fundada por los hermanos Milesi y su aprobación fue decretada el 6 de junio de 1888, dentro del marco de la Ley Provincial de Colonias, dictada el 2 de agosto de 1886.

El 3 de octubre de 1891, José Milesi y hermano donaron, a favor de la Diócesis, la mitad norte de la manzana 52 (solares a, b, c y d) para la construcción del templo y el ángulo sureste de la concesión Nº 76, destinado a cementerio, según escritura Nº 598. El predio tenía 100 mts. de frente,  a la plaza y 50 mts. de profundidad.

Los Srs.  Milesi y Mangini, miembros de la “Comisión pro templo”, creada para la recaudación de fondos para la construcción, acercaron al Obispo Diocesano de Córdoba, Fray Reginaldo Toro, el 8 de noviembre de 1891, los planos del templo. Todo debía ser hecho según lo marcaba la ley sobre Templos y Capillas destinadas al culto católico, del 1 de junio de 1889, la cual establecía que el gobierno provincial aportaría el 25% del costo total de la construcción del edificio,  una vez que el Poder Ejecutivo haya aprobado planos, presupuestos y contratos.

La obra fue terminada en 1889, con una inversión aproximada de $12.000 y como la provincia no hizo el aporte que le correspondía por ley, la construcción se solventó con préstamos y suscripciones públicas.

El Inspector de Parroquias, Don Manuel N. López,  el 20 de septiembre de 1905, informa que la capilla “…está en pésimo estado de conservación, revelando claramente el completo abandono que se ha hecho de ella, pues, según los vecinos de ella, en el transcurso de un año, una sola vez ha celebrado misa el señor cura".

Continúa expresando: “… los vecinos se presentaron al infrascripto, manifestándole el gran deseo que tenían de que V. S. se dignase concederles un capellán permanente, que los atendiera en sus necesidades religiosas, comprometiéndose ellos a hacer todas las reparaciones necesarias en la iglesia y casa parroquial y pagar cien pesos mensuales al capellán. Según opinión de personas fidedignas y muy conocedoras de esas regiones, creen haría mucho buen un sacerdote colocado en San Pedro, opinión con la cual yo estoy muy conforme”.

Al año siguiente, en el inventario practicado por el párroco de Morteros, Gerardo Perrucci, al dejar el cargo en manos de su sucesor el cura Laureano Ríos, el  30 de junio de 1906, deja asentado la presencia de tres imágenes en el templo: San Pedro Apóstol, San Isidro y la Virgen María Auxiliadora. 

A lo largo de los años, una constante, fue la falta de curas que atendieran las necesidades espirituales de la colonia. La Capilla fue mantenida por una Comisión Pro Templo, que con mayor o menor empeño trató de conservar viva la presencia de este centro de difusión de la fe, en medio de la colonia “gringa”. En la década del 70, sufrió un duro golpe por parte de las vastas inundaciones de la región que dejaron a más de 13.000 has. bajo agua.   

La Comisión Vecinal de la Colonia San Pedro, viendo el estado ruinoso de la Iglesia, decidió pedir asesoramiento técnico y apoyo económico a la Dirección de Patrimonio Cultural de la Provincia para su restauración. Esta Dirección da respuesta favorable al pedido y se comienza la puesta en valor del templo.

En febrero de 1987, la Dirección elaboró el informe técnico,  que se transcribe:

Se brinda el nombre de Francisco Gavelli, como "el autor de esta capilla, quien ha desarrollado un proyecto de jerarquía, con visión de futuro y ha sabido utilizar los recursos humanos y materiales con calificado valor".

"La capilla se conforma por una nave principal, dos laterales, presbiterio, sacristía y  coro alto, quienes se circunscriben en un amplio rectángulo de 18 mts. de frente por 40 mts. de largo".

Click para ampliar

Click para ampliar

"Las naves se separan mediante pilares y arcos de medio punto, concentrando la central, los mayores esfuerzos y detalles ornamentales. En las cabeceras ocupan sus sitios los retablos de mampostería y posteriormente policromados, conteniendo en sus hornacinas artísticas imágenes talladas en madera, estucadas y policromadas, de posible procedencia italiana".

"El uso de la madera también muestra habilidad y gusto estético, en la construcción de la bóveda de cañón corrido con costillas  estructurales a la vista, que van conteniendo a cada una de las tablas longitudinales que la conforman y cierran la nave mayor, finaliza en el ábside mediante forma semicircular".

Click para ampliar

Click para ampliar

"La Capilla manifiesta en su lenguaje el gusto por el neorenacimiento italiano, donde se destaca la fuerte expresión de sus muros. La fachada coherente con las naves, consta de tres paños o calles con puertas central y laterales, separadas por pares de pilastras donde se apoyan el entablamento y frontis central, sobre el cual se eleva y destaca un edículo apoyado por dos volutas, conteniendo un tablero con llaves del Pescador".

"Dos pequeñas torres laterales sostienen las cruces de hierro forjado, conformando con la central (de mayor elaboración artesanal), una trilogía que podría hacer referencia al misterio de la Trinidad. La campana está ubicada en la torre lateral izquierda. Todo este repertorio arquitectónico  ha sido manejado con habilidad y pragmatismo".

Click para ampliar

Click para ampliar

"Los muros laterales y posterior externos carecen de revoques, y en ellos se apoyan en ambos costados dos gruesos contrafuertes, que carecen de trabas en los encuentros, posiblemente fueran agregados con posterioridad".

"La cubierta está conformada por tirantería de madera, tejas planas en la nave central y chapas de hierro galvanizadas en las naves laterales junto a la superficie correspondiente al coro".

El Arq. Rodolfo Gallardo, estaba al frente de la Dirección de Patrimonio de la Provincia, la que, mediante Decreto Nº 452 del 4 de abril de 1995,  permitió la incorporación de esta obra a la Nómina de Bienes Históricos Culturales con Declaración Protectora Provincial (Ley 5543).

Actualmente, se encuentra en excelente estado de conservación. Con respecto a lo detallado en el informe carece de la bóveda de cañón corrido de la nave central, visualizándose en su reemplazo, un techo a dos aguas conformado por vigas metálicas y entablonado de madera. Las naves laterales tienen a la vista, techos de chapa con tirantería de madera, con escasa pendiente. Las paredes laterales y posterior, exteriormente, han sido revocadas y pintadas a la cal.

 

DE LAS TIERRAS

 

4 julio 1868

(Decreto de Cesión)

Se dicta el Decreto de Cesión por parte de la Provincia de Córdoba al Gobierno Nacional, de los lotes Nº 42 y 43, Serie B del Departamento  San Justo, que darán origen a la Colonia San Pedro.

17 julio 1883

( venta)

Honorio Bigand le vende a Juan P. Wyrley Birch, los terrenos que le había comprado a la Nación.

23 febrero 1886

(compra)

José Milesi y Hno. compran los lotes Nº 42 y 43. a Juan Wyrley Birch.

17 abril 1886

(primeras ventas)

A pesar de que la colonia aún no estaba aprobada, ya se comenzaron a vender las concesiones. Fechado en Colonia Humbolt  por Boleto de Venta Nº 4, Roque Cravero compra los cuadrados Nº 12 y 13.

6 junio 1888

(aprobación de planos)

El gobernador de Córdoba, Don José Echenique, por decreto, aprueba el plano presentado, de la Colonia San Pedro fundada por Don José Milesi y hno.

Año 1891

En este año, con escrituraciones llevadas a cabo en la ciudad de Santa Fe comienza la venta efectiva de las parcelas que conformarían la Colonia. Algunos apellidos, solo algunos: Ambroggio, Braida, Brossino, Cravero, Druetta, Gaido, Gianelli, Giustina, Lorenzatti, Mangini, Mazzoni, Novachig, Pagani, Parola, Solda, Ternavazio.

10 agosto 1892

El Obispo Toro decretó la formación de dos nuevos curatos: el de san Francisco de Asís y el de San Pedro Apóstol; nombrando a la Capilla de San Pedro como Iglesia Parroquial provisoria , lo que generó conflictos jurisdiccionales con la de Morteros. El primer párroco fue el presbítero Manuel Rizzo.

29 junio 1958

La Iglesia de Colonia San Pedro pasa a depender de la Parroquia del Sagrado Corazón de Jesús de Colonia Vignaud.

 

Datos complementarios:

En la esquina de la Iglesia, está aun en pie, el edifico donde se desarrolló la vida social de la colonia, con su arquitectura tan particular, albergaba negocio de ramos generales de la firma Pedro y Cristóbal Mangini, boliche, salón de baile y hotel. Las fiestas de San Pedro y San Pablo, en julio, congregaban gran cantidad de colonos. Impensado un domingo después de misa, sin pasar por el boliche a tomar una copita, los mayores y las golosinas para los chicos. El tiempo le está pegando duro, su vida ya se acorta y pronto será un recuerdo.

 

 

Fuentes de consulta:

  • CABRINO, Cristina, FENOGLIO, Norma, SAN PEDRO, 100 AÑOS DE HISTORIA, en la vida de una Colonia Morteros, 1988.

  • FERRERO, Roberto A., La colonización agraria en Córdoba: Libro Nº 5 - Junta Provincial de Historia de la Prov. de Cba., Córdoba, 1978.

  • De los Alpes a la pampa: Centro de Cultura Italo-Argentina - Instituto Superior de Profesorado Manuel Belgrano, Brinkmann, 1995.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Años cuarenta, orquesta típica.

Techo dividiendo aguas.

Cielorraso de tela tensa.

Paredes de borravinos dibujos.

Círculo de madres alertas.

Ronda de hijas sonrojadas.

Cemento alisado bajo los pies.

Baile de sábado por la tarde.

Inicio de una historia de amor.

   

ll Home ll Objetivos ll Búsqueda ll por Nombre ll por Localidad ll Mapas ll Patrimonio ll Glosario ll

ll Fiestas ll Las Capillas y el Arte ll Biografías ll

info@capillasytemplos.com.ar

 

La Página Web "Capillas y Templos" es una iniciativa privada sin fines de lucro que no mantiene vinculación alguna

con los distintos templos aquí descriptos como así tampoco con la Iglesia Católica

ni con ningún otro Credo Religioso u Organismo Gubernamental.

 

La Página Web "Capillas y Templos" se encuentra inscripta en la Dirección Nacional del Derecho de Autor, bajo números:

884418 del 26 de octubre de 2010

4985831 del 23 de diciembre de 2011

5077053 del 07 de febrero de 2013

5234137 del 05 de junio de 2015 y

5339188 del 21 de marzo de 2017

Se prohibe la copia y/o reproducción parcial o total del material contenido en la presente Página

sin la expresa autorización de los autores de la misma.

De modo explícito, no autorizamos ningún tipo de utilización del presente contenido

que signifique fines comerciales y/o rentables.