Home
Objetivos
Busqueda
Busqueda por Nombre
Busqueda por Localidad
Mapas
Las Capillas y el Arte
Fiestas
Biografias
Patrimonio
Glosario
Contacto
 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

NUESTRA SEÑORA DEL CARMEN

 

Divino el sol, que trágico desciende,
es resplandor de gloria, de soslayo.
Besa el cadáver de Tristán de Allende
,
y como espada ensangrentada, tiende
sobre el yerto costado el postrer rayo.

Conduce una carreta al héroe amado,
el silvestre laurel coronas teje.
La carreta se quiebra en el Bañado;
y allí dejan al héroe sepultado,
poniendo una cruz, hecha del eje.

("Bamba - Canto IV", poema de Ataliva Herrera)

La creación del escritor apela a imaginar una batalla entre el cacique comechingón Olayón y su rival conquistador Tristán de Allende que deviene en la muerte de ambos. La tumba, finalmente, es coronada con una cruz hecha a partir de un eje de carreta roto. Sustentada en distintas leyendas similares cobra vida el nombre Cruz del Eje.

Click para ampliar

Click para ampliar

Será Lozada Echenique quien, de resultas de sus investigaciones históricas, da validez a la posibilidad que el nombre de la comunidad nazca a partir de la existencia de dicha cruz e incluso de los materiales con que fue confeccionada; sin embargo, no ha podido hallar testimonio fidedigno que pruebe o de fe de las razones de dicha colocación o el autor de tal hecho.

A pesar de ello, no faltan relatos y leyendas que, multiplicándose y enriqueciéndose, devienen en convertir aquellos hechos en auténticos. No está mal que así sea ya que estas pinturas también construyen la otra historia, aquella popular cargada de mitos, de fantasmas que deambulan a través de los rincones fundacionales, tiñen, dibujan, delinean perfiles y vivencias y crean una esencia que con ella, también y necesariamente, se termina construyendo la historia global, real y definitiva.

Dentro de dicho espíritu podemos rescatar los hechos que, transmitidos oralmente, llegan a nuestros días. En los mismos se identifica a un tal Don Tomás Iturrilincoechea que nacido vasco se asienta en la zona en épocas donde la presencia comechingón dominaba esos territorios identificados como "Caviche" o "Cavis". Dedicado al comercio instala un almacén donde la bebida, los cueros, la carne, el pan son los principales artículos de intercambio. Su actividad lo llevó a permanentes viajes para aprovisionarse. Es en uno de éstos que su carreta sufre la quebradura de un eje. Producto del accidente, el pobre Don Tomás es despedido y tras golpear su cabeza contra una piedra, muere. Quienes lo acompañan lo sepultan para luego, aprovechando el eje roto, construyen una cruz que identifica el sitio de la tumba. Nace así el mito.

Hacia fines del siglo XVI se observa la presencia de los primeros españoles bajo el mando de Don Hernán Mejía de Mirabal y el principio del fin de la presencia aborigen en el lugar.

Los relatos también hablan de aquellos naturales de la zona, los helen o comechingones, describiéndolos como morenos, de talla media, barbados, sedentarios, cazadores y recolectores. Muy hábiles para los tejidos, la cerámica y la cestería. Sus cultivos privilegiaban maíz, quinoa, zapallo y papas complementando su alimentación con algarrobo, piquillín, molle, la crianza de algunas aves y el producto de la caza.

De las postrimerías del siglo XVII, se extrae la identificación del lugar como Jaguey de la Cruz. Este nombre se le atribuye a la decisión del conquistador español Don Gaspar de Medina. Las razones de dicha elección no son claras, se podría intuir, siguiendo la vieja leyenda, que encontró una cruz en el lugar o simplemente por que la religiosidad los llevaba, con frecuencia, a utilizar dicho término.

Con el correr de los años el nombre, como identificador del lugar, toma fuerza al punto que será Don Francisco de Baigorri quien solicita a Don Juan de Armaza y Arregui, por entonces Gobernador de Tucumán, que sea reconocido el mismo. Es así que el pedido lo traduce en los siguientes términos: "... me haga una merced de una suerte de tierra llamada comúnmente La Cruz del Eje, en la punta del agua del río Siguimán...". Será, entonces, el Gobernador de Tucumán quien permitirá a Baigorri tomar posesión un 22 de setiembre de 1735 de "una suerte de tierra llamada comúnmente La Cruz del Eje".

En 1831 se construye la primera capilla que, con características de oratorio, actuaba como convocante de los feligreses de la época. Ubicarla sobre la planimetría actual de la ciudad implica dirigirnos al Club Olayón erguido sobre la calle Sarmiento. La pequeña construcción estaba acompañada del tradicional Campo Santo.

Dice Juan Carlos Lozada Echenique que “el 6 de enero de 1860 se creó el curato bajo la advocación de Nuestra Señora del Carmen, separándolo del curato de Punilla y se nombró cura al presbítero don Rubén Márquez, quien el 25 de octubre de 1883 comenzó, con la contribución personal y de los vecinos, entre los que se destacaron Rafael Núñez. José Carballo, Félix A. Cáceres, Severo Herrera, Juan Peñéñory, Asicandro López, los trabajos de construcción de “una nueva iglesia”, frente a la plaza , la que tenía “cincuenta varas de largo, inclusive las murallas y ocho varas tres pulgadas de ancho”, estando orientada “al naciente con quince grados de inclinación al norte”.

Hacia 1860 el aragonés Don Carlos María Armesto adquiere una importante superficie de tierra que dio base al actual centro poblacional, siendo sus descendientes parte indisoluble de la historia de Cruz del Eje. Será por dichas propiedades que pasaba la Calle de los Armestos que se identificará, con el tiempo, como Viejo Camino a Catamarca.

“En noviembre de 1888 renunció al curato el presbítero Márquez y asumió el cargo el presbítero Rufino Polanco, que dispuso al año siguiente demoler la iglesia aun no totalmente terminada e iniciar la construcción de la actual, frente a la misma plaza y haciendo cruz con la anterior, concluida en 1901, habiendo ejecutado la obra los vecinos Carlos Tarter, Alejandro Pellizoni, Fernando Larcher y Augusto Beuck.

“La “nueva iglesia”, cuya construcción se comenzó en 1883 a iniciativa del presbítero Márquez, sustituyó a la primitiva Capilla pública erigida “en el lugar llamado Playón o vulgarmente Cruz del Eje, que parece una villa en su población”, por el entonces cura y vicario de la Punilla, doctor José Vicente Ramírez de Arellano, con las previas licencias que le acordaron el Provisor y vice Capitular del Obispado, doctor José Gabriel Echenique y el Gobernador Delegado de la provincia don Domingo Aguirre, concedidas el 9 y 11 de marzo de 1835 respectivamente, para que pueda edificar la capilla “en el lugar de Playón o Cruz del Eje”.

 

Actualmente, al transitar la ruta 38, próximo al ingreso a Cruz del Eje, se accede a una elevación donde una escultura de la Virgen del Carmen erigida en 1992 da el marco adecuado para, desde allí, disfrutar de una panorámica de la ciudad con la imagen privilegiada del nuevo templo emergiendo imponente en el centro y por encima de las construcciones.

La Plaza 25 de Mayo (originalmente identificada como 9 de Julio) es el centro obligado para el encuentro de la comunidad de Cruz del Eje; bajo el cobijo de palmeras y lapachos y la sombra serena de Nuestra Señora del Carmen.

Click para ampliar

Click para ampliar

Click para ampliar

Click para ampliar

 

 

Con una estética donde confluyen distintos estilos arquitectónicos (renacentista, barroco, romántico) será el constructor Carlos Tarter quien oficia como responsable de la obra que insumirá más de una década.

 

Rodeada de calles de tierra, así se la veía, en la década del ´20

La planta de la iglesia es de tipo basilical  con influencia románica, de tres naves, inscriptas en un rectángulo del que solo sobresale el ábside del testero.

Al estar retirada de la línea municipal, genera un atrio desde el cual se accede al pórtico. Tres vanos, el central mayor a los laterales, terminados en arco de medio punto, anticipan la conformación de la planta y permiten el ingreso a este pórtico que está cubierto por bóvedas de arista.

La nave central, ritmada en cinco tramos con gruesas columnas, que tienen aplicadas una doble  pilastra con basa y capitel, está cubierta con bóveda de cañón  cuya generatriz son arcos de medio punto y culmina sobre el ábside en una bóveda de cuarto de esfera.

Click para ampliar

Click para ampliar

En el centro de los espacios entre columnas y en el inicio de la bóveda se ubican las ventanas que por su posición en plano vertical, generan lunetos profundos entorno a ellas y entre los arcos fajones. Las diez ventanas,  de buen tamaño, inundan de luz natural el sagrado recinto. La imposta, de amplias proporciones, acentúa la perspectiva haciendo de buena base de toda la bóveda. Sobre el presbiterio se ubica la cúpula semiesférica con cimborrio perforado con aventanamientos, que suman una dorada luz al espacio religioso interior.

En el inicio de la nave central, sobre el pórtico,  se encuentra el coro alto con una gran ventana circular con vidrios multicolores. Se accede a él, por una angosta escalera,  ubicada en el costado de la nave del lado de la epístola.

Las naves laterales, más bajas que la central culminan en sus cabeceras  con sendos altares realzados por cupulines con linterna. En el exterior, sobre estas naves, gruesos contrafuertes absorben los empujes de la bóveda central. También están presentes en planta baja, en la fachada lateral norte.

A continuación de la nave de la epístola está la sacristía mientras que otras dependencias parroquiales están detrás de la nave del evangelio.

 

En julio de 2010 en razón de las tareas de mantenimiento, se retiró todo el revoque de los cielorrasos que se encontraban deteriorados por el ingreso de humedad desde la cubierta. Oportunidad única de visualizar el aparejo de ladrillos utilizado para la construcción de las distintas bóvedas.

 

La fachada, aún inconclusa, es de lenguaje renacentista, con influencia del academicismo de fines del siglo XIX. Tres vanos  de ingreso, con rejas y arco de medio punto,  que corresponden a cada nave, enmarcadas por seis columnas de fuste plano planas con capitel dórico. Sobre ellas la gran ventana coral circular, flanqueada por dos aberturas con arco de medio punto que corresponden a las torres. Entablamento, frontis curvo y basamento para la cruz central de hierro forjado.

Sobre la cornisa asientan las dos torres campanario que contienen dos aberturas  en cada cara. Rematan en capulines semi esféricos sobre los cuales se asienta la cruz de hierro, al igual que lo que acontece en la cúpula central y los capulines laterales.

Datos Complementarios:

En octubre se realiza la Fiesta Nacional del Olivo.

La Fiesta Patronal dedicada a la Virgen María, Nuestra Señora del Carmen, es el 16 de julio.

 

 

 

Fuentes de consulta:

  • HISTORIAS POPULARES CORDOBESAS – Cruz del Eje – Comunideas - Ministerio de Gobierno, Coordinación y Políticas Regionales.  Córdoba, 2005.

  • LOZADA ECHENIQUE, Juan Carlos -  LA CRUZ DEL EJE, Un nombre Unas tierras – Un vecindario – Una ciudad – Córdoba, 1964.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Vieja imagen donde se puede aún observar el faltante de uno de los campanarios.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

ll Home ll Objetivos ll Búsqueda ll por Nombre ll por Localidad ll Mapas ll Patrimonio ll Glosario ll

ll Fiestas ll Las Capillas y el Arte ll Biografías ll

info@capillasytemplos.com.ar

 

La Página Web "Capillas y Templos" es una iniciativa privada sin fines de lucro que no mantiene vinculación alguna

con los distintos templos aquí descriptos como así tampoco con la Iglesia Católica

ni con ningún otro Credo Religioso u Organismo Gubernamental.

 

La Página Web "Capillas y Templos" se encuentra inscripta en la Dirección Nacional del Derecho de Autor, bajo números:

884418 del 26 de octubre de 2010

4985831 del 23 de diciembre de 2011

5077053 del 07 de febrero de 2013

5234137 del 05 de junio de 2015 y

5339188 del 21 de marzo de 2017

Se prohibe la copia y/o reproducción parcial o total del material contenido en la presente Página

sin la expresa autorización de los autores de la misma.

De modo explícito, no autorizamos ningún tipo de utilización del presente contenido

que signifique fines comerciales y/o rentables.