Home
Objetivos
Busqueda
Busqueda por Nombre
Busqueda por Localidad
Mapas
Las Capillas y el Arte
Fiestas
Biografias
Patrimonio
Glosario
Contacto
 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

NUESTRA SEÑORA DEL ROSARIO

La tipología arquitectónica responde a la de capilla de una sola nave, sin cúpula, con coro alto y sacristía. Así la define el Arq. Rodolfo Gallardo.

Click para ampliar

Click para ampliar

 

La nave se prolonga hacia adelante con su bóveda de cañón corrido de arco de medio punto, relegando el imafronte, para formar el pórtico de ingreso. El espacio interior ritmado por arcos torales sobre pilastras, forma una bóveda por aristas en el segundo tramo, después de la entrada.

“Por  extraña coincidencia y contrariando quizás,  la intención de los autores y de la época en que fue construido este templo, su nave ofrece en el rústico pero ingenioso trazado de arcos y bóvedas, un ámbito primitivista que evoca extemporáneamente lo mozárabe asturiano. Curiosa fisonomía arcaizante que florece en la ocasión denotando la común semblanza de todos los momentos de pristinidad, en este caso acuciado por resabios y recuerdos.”

Esta construida en piedra y cal, con contrafuertes y relieves en ladrillo cocido, a veces recortados y tallados. Su techo de tejas es a dos aguas. Su simple volumetría, sus pequeñas dimensiones le dan un aspecto de gran solidez. Un apéndice simétrico a la sacristía original, alteró el aspecto primitivo.

 

Hace muchos años un potente rayo destrozó el campanario original y con la buena voluntad de los  vecinos de toda la comarca, se reconstruyó con un diseño finisecular,  que no está acorde con el conjunto. Siendo éste un M.H.N., sería muy plausible que se tomaran los recaudos para poner en valor el campanario y se efectuara el mantenimiento necesario.

Click para ampliar

Click para ampliar

 

El  arq. Martín Noel encuentra en la fábrica de la iglesia de Ischilín, ciertas reminiscencias moriscas: “… Ischilín  nos sugiere una interesante digresión : existen en su fábrica mixta, de piedra y mampostería, ciertos elementos como ser la decoración de la puerta tapiada del crucero  y el coronamiento de la sacristía , ejecutados en ladrillos tallados, y aunque esté ello realizado rústicamente, nos revela la presencia de un sistema decorativo de la escuela muslímica; es , en forma escueta, la arquitectura de las torres mudéjares de Zaragoza y Tarragona,  del ábside del Seo, del arrabal de Toledo …“.

 

 

 
Agrega, además, “… la pila de piedra de sapo que se halla en la sacristía, en ella aparece nuevamente la tinaja con el árbol blanco del paraíso de Zoroastro …“.
Se destaca la puerta de la sacristía hábilmente tallada, con sus tableros de doble flor por hoja, con movimiento por sistema de quicio.  
     

El púlpito de sección hexagonal, sin tornavoz, con decoraciones que representan los atributos de los evangelistas, fue donado por Don Francisco Javier Usandivaras.

De perfil español y viejo cuño son el barandal torneado del coro alto y las ménsulas donde se asienta.

 

El altar  mayor ha sufrido algunas modificaciones posteriores con adaptaciones inadecuadas en estilo de gótico. ” Lastima grande que el moderno retablo altere el valor emocional de su expresividad plástica“.

En esta capilla, con importantes valores espaciales no lo son menos el mobiliario y la imaginería. Es preciso destacar las imágenes de candelero, como la de la Dolorosa  “con su manto, vestido y síngulo negro de griseta, su velo de cambrai, diadema de plata tirada“, atravesado su corazón con un puñal y destaca su cabeza con una corona de igual metal y un esplendor con rayos, que forma parte del Calvario colocado en un altar lateral. Un enjuto y doliente Nazareno portando la Cruz, patentiza el ascendiente de los talleres indocoloniales del Alto Perú.

La Capilla fue declarada de Interés Provincial por decreto Nº 2230 del 7 de junio de 1982 y Monumento Histórico Nacional, el 28 de noviembre de 1983 por Decreto nº 3110.

Click para ampliar

Click para ampliar

 

Datos Complementarios:

LAS TIERRAS

Según afirma el cartel informativo frente a la Capilla, el origen de este asentamiento  reconoce una encomienda indígena concedida a  Miguel de Ardiles, compañero fundacional de Jerónimo Luis de Cabrera. Ischilín, es muy probable que en lengua aborigen  se refiera a una manifestación de alegría.

Don Manuel Rodríguez casado con Doña Juana Martínez, propietario de la estancia de Ischilín, el 24 de diciembre de 1648, solicita al gobernador Don Gutiérrez de Acosta y Padilla, el otorgamiento de tierras linderas a su propiedad, que habían quedado vacantes y se extendían  hasta el pueblo de Ischilín. El 9 de enero de 1649, le otorgaron posesión de dichas tierras. 

En 1689, Domingo Torres Martínez, se presenta ante el gobernador manifestándole que a causa del fallecimiento de su señor padre, él y su hermano habían quedado como herederos de las tierras que fueron de don Manuel Rodríguez ”las más de ellas en el sitio de Ischilín Viejo“. Al mismo tiempo solicitaban amparo, por cuanto sus derechos habían sido lesionados, dado que posteriormente, se había otorgado merced a Ignacio Cárdenas de las tierras entregadas a su padre , llamadas “El Pantanillo “, linderos del pueblo de Ischilín Viejo. Los hermanos Torres Martínez obtuvieron resolución favorable y quedaron ratificados en su posesión.

Mons. Pablo Cabrera dice que “ para la época de la visita del famoso Oidor Alfaro existía ya un templo levantado con toda probabilidad por los jesuitas, el mismo que para 1649 se conservaba aún en pié, pero del cual a fines de 1690 solo sobrevivían escombros “.

Paulatinamente, tras un primer intento de asentamiento los habitantes de Ischilín Viejo, se van trasladando a “El Pantanillo“,  distante unas veinte cuadras. Como era habitual, los moradores de un nuevo pueblo debían dar solución a la necesidad de contar con una obra destinada al culto.

Don Francisco de las Casas y Ceballos  (1670-1718), maestre de campo, fue el generoso señor,  que “guiado por su buen celo y deseoso del bien espiritual de las almas“, inició en 1706 la construcción de la capilla de Nuestra Señora del Rosario. Con el correr de los años la obra fue avanzando y diez años después, estaba casi concluida.

El 18 de septiembre de 1716, Domingo, Manuel, Esteban y Ana López de Ayala propietarios del terreno donde se asentaba la Capilla, hicieron formal donación a María Santísima del mismo.

Todos los vecinos contribuyeron piadosamente a la realización de la obra, quedando registrado el de Don Eustaquio Quinteros:  “… mandas en dinero para la teja que há de comprar para dicha Capilla… y un par de candelabros de plata, grandes, para el altar del Cristo de la Capilla …“.

En 1718, falleció Casas y Cevallos y su viuda Doña María de la Sierra, casada en segundas nupcias con Don Pedro de Usandivaras, continuó la obra agregando la torre, el coro y dos ventanas , una en el coro y la otra en la sacristía.

Con la celebración de misa solemne, fue librada al culto en el año 1731, con la asistencia del cura del partido de Totoral, maestro Don Francisco Venegas de Toledo, el R. P. Prior de Santo Domingo Fray José Celis, del Teniente cura maestro Don Antonio de Peralta, del maestro Don José de Peralta, otros dos frailes dominicos y la feligresía de la comarca.

El 20 de octubre de 1743, es sepultado Don Pedro de Usandivaras en la Capilla del Rosario, habiendo fallecido en su estancia de Ischilín.

Seis años después el obispo Dr. Don Pedro Miguel de Argandoña, dividió el antiguo Curato del Totoral en dos; dando origen al de Tulumba y el de Ischilín, estableciendo que la sede de éste último, sería la Capilla del Rosario.

Doña María de la Sierra viuda de Usandivaras, al tomar conocimiento de la determinación del Obispo, le solicitó el patronato y mayordomía de la misma, para ella y sus descendientes, afirmando que :  “ … Es pues dicha Capilla de paredes de cal y canto y techumbre artesonado de bóveda con dos puertas tachonadas de clavazón y aldabones de bronce amarillo, tiene coro y sacristía correspondiente a la perfección de la obra, la cual está tasada y apreciada más de trese mil, de parte del Padre Prímoli, jesuita arquitecto que fue del Colegio. Llégasele por adornos una lámpara con treinta y tres marcos de plata, catorce o 15 cuadros en que está expresa la vida de la Virgen, ornamentos, vasos sagrados y otros adminículos para la decencia del Santo Sacrificio de la misa y administración de sacramentos. Y siendo todo esto costeado a expensas de mi peculio, asistencia y trabajo personal, así mío como de mi difunto esposo…”.

El 19 de julio de 1749, el Obispo Argandeña, hizo lugar a lo solicitado, nombrándola  ”…  por patrona de dicha capilla para que se le guarden todos los privilegios y exenciones que el derecho tiene señalado a los patrones de las iglesias y declaramos que todos sus descendientes le sucedan y tengan acción a dicho patronato…“ . Agregando “… Nombramos a esta parte y a los sucesores legítimos mayordomos y superintendentes de dicha iglesia de Ischilín “.

La Capilla en 1924

 

EL PUEBLO

Decía Antonio Lascano González, allá por el año 1940: “… El pueblo de Ischilín, situado en la encrucijada de las principales vías de la conquista que lo fueron también, posteriormente, de la  organización nacional, ha sido testigo obligado de todo cuanto ascendió o descendió por ellas durante cuatro centurias. Su iglesia tiene quizás por ello,  presencia y colorido patriarcal, y el caserío viejo que se agrupa a su diestra, en torno del gigantesco algarrobo, varias veces secular, conserva su valor indescriptible de historia patria. En el hermetismo de sus puertas  y postigos, y en la soledad sigilosa de su plaza desierta, parece perdurar la zozobra del malón y de la montonera …”  “... Produce la impresión de que en cualquier instante pudiera surgir de algún zaguán la figura recia y colorida de un capitán de capa y espada; de que esa tierra pisoteada de la plaza, fuera la misma que dejó el ejército del general Paz, la noche aquella en que lo acantonó en el pueblo, apiñada la caballada exhausta bajo el algarrobo, para salir presuroso hacia el sud por la mañana, en busca de las huestes del gobernador Bedoya; de que estos caballos enjaezados, agrupados en algún palenque, fueran los que aguardaban al general Lamadrid, para seguir viaje al norte, después de pernoctar con irreverente desenfado sobre los bancos de la iglesia, a la sombra de la nave … “.

El tendido del ferrocarril al norte no pasó cerca de este pueblo, por lo que quedó al margen del progreso comercial y paralizado en el tiempo, conservando su antigua estructura. Allí quedaron, a la izquierda del templo, el espacio de la plaza con aljibe, el  cuatricentenario algarrobo y en dos de sus cuadras  “… Quartos de adobe y otros de paja embarrada para alojamiento de las familias en las festividades anuales, especialmente en la de la Patrona, Nuestra Señora del Rosario“.

El paso del tiempo hizo mella en las construcciones existentes y a principios de esta década, un caracterizado vecino del lugar, con gran esfuerzo, intervino en ellas para salvarlas de su destrucción. La carencia de documentación respaldatoria no nos permite discernir si se trata de una restauración o una puesta escenográfica con fines turísticos.

El algarrobo (Avellaneda 181) fue declarado Lugar Histórico por la Comisión Nacional de Museos, y de Monumentos y de Lugares Históricos, según Decreto Nº 3110 del 28 de noviembre de 1983.

 

 

 

Fuentes de consulta:

  • FURLONG CARDIFF, Guillermo, S.J., Arquitectos Argentinos durante la dominación hispánica - Editorial Huarpes, S.A. - Buenos Aires, 1945.

  • GALLARDO, Rodolfo (Ver Biografía); MOYANO ALIAGA, Alejandro; MALIK de TCHARA, David, Las Capillas de Córdoba – Estudios de arte Argentino - Academia Nacional de Bellas Artes, 188.

  • LAZCANO GONZALEZ,  Antonio, Monumentos Históricos de Córdoba Colonial - S. de Amorrortu e hijos - Buenos Aires, 1941.

  • CAMARASA, Jorge, "Nuevas historias secretas de Córdoba" - 2014

  • Sub-Gerencia de Patrimonio Cultural – Agencia Córdoba Cultura S.E.

Foto de 1934 - Archivo fotográfico Juan José Sanuy

 

Foto de 1945 - La Prensa

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Foto de 1944 - Archivo fotográfico Juan José Sanuy

 

ll Home ll Objetivos ll Búsqueda ll por Nombre ll por Localidad ll Mapas ll Patrimonio ll Glosario ll

ll Fiestas ll Las Capillas y el Arte ll Biografías ll

info@capillasytemplos.com.ar

 

La Página Web "Capillas y Templos" es una iniciativa privada sin fines de lucro que no mantiene vinculación alguna

con los distintos templos aquí descriptos como así tampoco con la Iglesia Católica

ni con ningún otro Credo Religioso u Organismo Gubernamental.

 

La Página Web "Capillas y Templos" se encuentra inscripta en la Dirección Nacional del Derecho de Autor, bajo números:

884418 del 26 de octubre de 2010

4985831 del 23 de diciembre de 2011

5077053 del 07 de febrero de 2013

5234137 del 05 de junio de 2015 y

5339188 del 21 de marzo de 2017

Se prohibe la copia y/o reproducción parcial o total del material contenido en la presente Página

sin la expresa autorización de los autores de la misma.

De modo explícito, no autorizamos ningún tipo de utilización del presente contenido

que signifique fines comerciales y/o rentables.