Home
Objetivos
Busqueda
Busqueda por Nombre
Busqueda por Localidad
Mapas
Las Capillas y el Arte
Fiestas
Biografias
Patrimonio
Glosario
Contacto
 

 

 

 

 

 

 

 

 

  

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

CAPILLA VIEJA

En la actualidad, la continuidad poblacional engaña y puede hacer intuir que seguimos transitando por Córdoba Capital; sin embargo allá por 1589 la historia, decididamente era otra. Polvorientas y desdibujadas sendas se debían recorrer para alcanzar las tierras donde sus naturales, los Topocayas, solían denominar como Guamacha.

Es así que, a fines del siglo XVI, dicha geografía fue recibida por Blas de Peralta como legado del Gobernador Hernando de Lerma premiando de este modo sus logros de conquista.

Esas sendas fueron dibujadas por los españoles para iniciar los yacimientos de donde transportarían la piedra caliza de la zona con rumbo a darle forma a la recién nacida Córdoba.

A principio del siglo XVII, la iglesia hizo también ocupación del sitio con hornos de cal propios. Su producción se destinaba a distintos emprendimientos de la Compañía de Jesús como el caso de la construcción del Colegio Mayor.

Es el Padre Grenón SJ quien aportaba fundamento escrito al nombre de La Calera: "... Este nombre parece haber provenido de la antigua producción en horno de cal que se usara en tiempo que esto sería lo único o lo más llamativo o particular de la regioncita, por las piedras de cal, por el horno y madera para esa fabricación ...".

De aquellos primigenios documentos podemos extraer la mención de la división de tierras identificándolas con su ubicación y sus dueños; es así que rescatamos a Calera Norte, Sud, de Canelas, de Allende, de Torres, de Crespo, etc.

Si bien hay menciones a hechos anteriores a 1750 (sepultura circa 1727 del Padre Salvatierra en la capilla) se debe asumir a esta fecha como la primera donde se encuentra la referencia más clara en relación al propietario y al detalle de sus bienes que incluían lo que hoy conocemos como Capilla Vieja o Capilla del Rosario de La Calera.

Click para ampliar

Click para ampliar

Aquella Estancia conocida como Calera Sud es vendida en 1750 por su propietario Don José de las Casas a los Jesuítas Reverendos Padres de la Compañía de Jesús (Archivo de Tribunales EL351 - Exp.7-10-F.10).

Del libro "La Villa de La Calera" publicado por Eladio Diez en 1948 se revelan los siguientes conceptos extraídos de los documentos de la venta: "Que en la Estancia de la Calera Sud, tenemos por estos datos que la Capilla Vieja, con los cimientos de piedra mezclada con barro, con el resto de la construcción de adobe crudo, con su techo de tejas españolas a dos aguas, bien revocada y pintada por fuera y por dentro, con sus puertas de algarrobo, con su altar de material cocido y bien construído, donde había un hueco en el sagrario de madera labrada y más arriba, un nicho donde estaba colocada la imagen en bulto de Nuestra Señora del Rosario y más arriba, un cuadrado ovalado [donde actualmente estaba la imagen del Corazón de Jesús pintada por el maestro Juan Antonio Rivilli], donde existía a la izquierda del altar una puerta y junto a esa puerta un púlpito de madera, apoyado en dos gruesas vigas de quebracho y el cual se subía por la parte sud exterior de la Capilla, donde había una galería cerrada [hoy reconstruída] que tenía a la entrada su portal cubierto y arriba un hermoso coro, al cual se ascendía por una escalera exterior situada al norte, de catorce escalones con baranda, todo de material cocido ...".

La presencia de los Jesuítas como dueños del lugar es efímera, sin embargo en tan corto lapso potenciaron al Puesto de La Calera como almacenador de todos aquellos productos y animales gestados desde los distintos emprendimientos rurales que les pertenecían en lo que hoy conocemos como Provincia de Córdoba.  En 1767, al ser expulsados por Carlos III, los terrenos y las existencias pasan a manos de la Junta de Temporalidades.

El Inventario redactado por el Escribano Fernando Fabro, refiriéndose al Puesto de La Calera, expresa: "Este puesto tiene de tierra montaña y de ningún provecho para pastar, ni siembras, media legua de circunferencia. Terreno que está a distancia de esta ciudad de cuatro leguas, se tasó en cien pesos. En este puesto de La Calera hay una casa de teja que tiene dos aposentos y una capillita al norte y otro aposento al oeste que todo se tasó por el arquitecto en trescientos pesos".

El Archivo de Tribunales E2L47,e.15.f.140 expresa: "el 25 de junio de 1771 en la Junta de Temporalidades se trata la remoción del Puesto de La Calera y se nombró a Don Gabriel de Peralta para que recibiera el puesto ...".

Peralta, a la sazón capataz durante la administración de los Jesuítas, transfiere la propiedad al Coronel de Milicias Francisco Antonio Díaz.

Es Antonio Díaz quien accede a un acuerdo en 1776 con el Pbro. José Noble y Canelas que se materializa en el traspaso definitivo a éste en 1791 de toda la hacienda a la que se llama "Calera". La misma no solo ya contaba con la Capilla, varias propiedades y hornos sino que también tenía un molino doble construído con anterioridad a esta transferencia y del que, hoy en día, aún se conservan restos.

 

Click para ampliar

Click para ampliar

La secuencia de ventas, de La Calera Sud y las tierras de la incipiente Calera Norte, incluyen a nuevos propietarios como Andrés de Aramburu en 1810, Pedro Zeballos en 1843, el que fuese Gobernador José Norberto Allende en 1850 para luego asumir el control sus hijos, José María y Juan Martín.

La estructura arquitectónica de la capilla, techada a dos aguas con un sustento de cabriadas de par y nudillo, se sintetiza en una solo nave con 8.65 m de longitud y 4.10 de ancho. Techo plano en el pórtico sobre el cual, en el interior, se presenta el coro alto que luce ventana coral abierta a la fachada. La espadaña, a la derecha del edificio, es de abertura simple y de acceso externo

 

Click para ampliar

Click para ampliar

Vista de frente, el lado izquierdo ofrece una galería cubierta que actúa como sacristía. Al ingresar, una nave de techo plano nos conduce la mirada hacia la Virgen del Rosario y un sagrario que ornamentan dentro de una hornacina un altar de clásico estilo barroco.

 

Restos edilicios próximos a la Capilla muestran el estilo constructivo de la época donde se destacan los muros de ladrillos y adobes y los tejados a dos aguas completados con tejas de media caña.

 

El río cercano (actual Suquía) brindaba no solo el barro para la elaboración de los ladrillos sino también la fuerza de la energía hidráulica imprescindible para accionar la piedra de molienda emplazada en el Doble Molino.

 

En 1986, por decreto nº 2496 del 29 de mayo, se declara Monumento de Interés Provincial por el Gobierno de la Provincia de Córdoba.

 

Opinión del Arq. Carlos Page (Revista IHS)

 

 

"La fotografía anterior fue tomada antes de la reconstrucción efectuada en la década de 1970. Por ese entonces los restos arqueológicos estaban compuestos por la capilla, un perchel y habitaciones. Las políticas de conservación  de esa época, prefirieron la "reconstrucción" antes que la "conservación" arqueológica. El resultado es que la iglesia luce flamantemente falsa, el perchel se derrumbó solo y las habitaciones están cercanas a su desplome."

 

Latitud : 31º 20´ S

Longitud : 64º 19´

Altitud : 499 m.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

ll Home ll Objetivos ll Búsqueda ll por Nombre ll por Localidad ll Mapas ll Patrimonio ll Glosario ll

ll Fiestas ll Las Capillas y el Arte ll Biografías ll

info@capillasytemplos.com.ar

 

La Página Web "Capillas y Templos" es una iniciativa privada sin fines de lucro que no mantiene vinculación alguna

con los distintos templos aquí descriptos como así tampoco con la Iglesia Católica

ni con ningún otro Credo Religioso u Organismo Gubernamental.

 

La Página Web "Capillas y Templos" se encuentra inscripta en la Dirección Nacional del Derecho de Autor, bajo números:

884418 del 26 de octubre de 2010

4985831 del 23 de diciembre de 2011

5077053 del 07 de febrero de 2013

5234137 del 05 de junio de 2015 y

5339188 del 21 de marzo de 2017

Se prohibe la copia y/o reproducción parcial o total del material contenido en la presente Página

sin la expresa autorización de los autores de la misma.

De modo explícito, no autorizamos ningún tipo de utilización del presente contenido

que signifique fines comerciales y/o rentables.