Home
Objetivos
Busqueda
Busqueda por Nombre
Busqueda por Localidad
Mapas
Las Capillas y el Arte
Fiestas
Biografias
Patrimonio
Glosario
Contacto

 

San Roque

 

Poema de Giordano Bruno a sus verdugos

Decid, ¿cuál es mi crimen? ¿Lo sospecháis siquiera?

y me acusáis, ¡sabiendo que nunca delinquí!

Quemadme, que mañana donde encendáis la hoguera,

levantará la historia una estatua para mi.

Yo se que me condena vuestra demencia suma,

¿por qué?, porque las luces busqué de la verdad

no en vuestra falsa ciencia que el pensamiento abruma

con dogmas y con mitos robados a otra edad

sino en el libro eterno del universo mundo,

que encierra entre sus folios de inmensa duración;

los gérmenes benditos de un porvenir fecundo,

basada en la justicia, fundado en la razón,

y bien. sabéis que el hombre, si busca en su conciencia

la causa de las causas, el último por qué

ha de trocar muy pronto, la biblia por la ciencia,

los templos por la escuela, la razón por la fe.

Yo se que ésto os asusta, como os asusta todo,

todo lo grande y quisiérais poderme desmentir.

Más aún, vuestras conciencias hundidas en el lodo

de un servilismo que hace de lástima gemir,

aún allá, en el fondo, bien saben que la idea,

es intangible, eterna, divina, inmaterial

que no es ella el dios y la religión vuestra

sino la que forma con sus cambios, la historia universal.

Que es ella la que saca la vida del osario,

la que convierte al hombre, de polvo, en creador,

la que escribió con sangre la escena del calvario,

después de haber escrito con luz, la de tabor.

Más sois siempre los mismos, los viejos fariseos,

los que oran y se postran donde los puedan ver,

fingiendo fe, sois falsos llamando a dios, ateos.

¡Chacales que un cadáver buscáis para roer!

¿Cuál es vuestra doctrina? Tejido de patrañas,

vuestra ortodoxia, embuste; vuestro patriarca, un rey;

leyendo vuestra historia, fantástica y extraña,

vuestra razón la fuerza; y el oro vuestra ley.

Tenéis todos los vicios que antaño los gebtiles,

tenéis las bacanales, su pérfida maldad;

como ellos sois farsantes, hipócritas y viles,

queréis, como quisieron, matar a la verdad;

más ... ¡vano vuestro empeño! ... si en ésto vence alguno,

soy yo porque la historia dirá en lo porvenir:

"respeto a los que mueren como muere Bruno",

y en cambio vuestros nombres ... ¿quién lo podrá decir?

¡Ah! Prefiero mil veces mi muerte a vuestra suerte;

morir así es la vida; vuestro vivir, la muerte,

por éso habrá quien triunfe, y no es Roma, ¡soy yo!

Decidle a vuestro papa, vuestro señor y dueño

decidle que a la muerte me entrego como un sueño,

porque la muerte es un sueño que nos conduce a dios,

más no a es dios siniestro, con vicios y pasiones

que al hombre da la vida y al par su maldición,

sino a ese dios idea que en mil evoluciones

da a la materia forma y vida a la creación.

No al dios de las batallas, sí al dios del pensamiento,

al dios de la conciencia, al dios que vive en mi,

al dios que anima el fuego, la luz, la tierra, el viento,

al dios de las bondades, no al dios de ira sin fin.

Decidle que diez años, con fiebre, con delirio,

con hambre, no pudieron mi voluntad quebrar,

que niegue Pedro al maestro Jesús, que a mi ante el martirio,

de la verdad que sepa, no me haréis apostatar.

¡Más basta! ¡Yo os aguardo! Dad fin a vuestra obra.

¡Cobardes! ¿Qué os detiene? ¿Teméis al porvenir?

¡Ah, tembláis! Es porque os falta la fe que a mi me sobra.

Miradme ... yo no tiemblo ... ¡Y soy yo quien va a morir!

 

 

 

"Giordano Bruno" es un film de 1973 dirigido por Giuliano Montaldo ("Sacco y Vanzetti", "I demoni di San Pietroburgo", etc.) y protagonizado por Gian Maria Volontè. Acceda a un fragmento de la película donde se recrea el momento de la condena a ser quemado vivo, por parte del Tribunal de la Santa Inquisición, del monje dominico Giordano Bruno, haciendo CLICK AQUI.

 

 

CUENTO DE AQUELLOS PAGOS

de Horacio Pettinicchi

Contaba mi abuela que allá en el norte, en la punta de la Estancia de Pinas donde la provincia de Córdoba se hace riojana, si uno se acerca de noche al brocal de algún pozo, suele sentir la cantarina voz del Dionisio Britos entonando una vieja zamba olvidada. (Acceda al texto completo).

 

 

 

ll Home ll Objetivos ll Búsqueda ll por Nombre ll por Localidad ll Mapas ll Patrimonio ll Glosario ll

ll Fiestas ll Las Capillas y el Arte ll Biografías ll

info@capillasytemplos.com.ar

 

La Página Web "Capillas y Templos" es una iniciativa privada sin fines de lucro que no mantiene vinculación alguna

con los distintos templos aquí descriptos como así tampoco con la Iglesia Católica

ni con ningún otro Credo Religioso u Organismo Gubernamental.

 

La Página Web "Capillas y Templos" se encuentra inscripta en la Dirección Nacional del Derecho de Autor, bajo números:

884418 del 26 de octubre de 2010

4985831 del 23 de diciembre de 2011

5077053 del 07 de febrero de 2013

5234137 del 05 de junio de 2015 y

5339188 del 21 de marzo de 2017

Se prohibe la copia y/o reproducción parcial o total del material contenido en la presente Página

sin la expresa autorización de los autores de la misma.

De modo explícito, no autorizamos ningún tipo de utilización del presente contenido

que signifique fines comerciales y/o rentables.