Home
Objetivos
Busqueda
Busqueda por Nombre
Busqueda por Localidad
Mapas
Las Capillas y el Arte
Fiestas
Biografias
Patrimonio
Glosario
Contacto
 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

NUESTRA SEÑORA DEL ROSARIO

 

Victorio Zedda apretó contra su cuerpo una decena de ladrillos. Gotas de transpiración se deslizaron por su frente mientras los depositaba junto a la pared recién iniciada. Repitió la tarea y la pila fue creciendo; una vez conforme con el número acumulado acercó un balde con cal y, cuchara en mano, emprendió la colocación prolija, meticulosa. Era lento pero seguro en sus movimientos, el material era dispuesto en la medida justa, no sobraba, no faltaba. Cada ladrillo se asentaba firme, tomaba cuerpo solidarizándose con la mezcla. La pared crecía y lo iba ocultando. El muro le daba sombra, se volvía extensión y envoltorio de su cuerpo.

Un joven poeta, portador de duendes, lo espió, midió cada uno de sus movimientos, analizó su paciencia y su entrega. El escritor imaginó como traducirlo en letras buenas, en palabras blandas. Las manos del escritor lo calcaron sobre el papel y así, el albañil cobró vida, perduró y deambuló definitivo por los tiempos.

 

Oda al albañil tranquilo (Pablo Neruda)

El albañil
dispuso
los ladrillos.
Mezcló la cal, trabajó
con arena.

Hombros redondos, cejas
sobre unos ojos
serios.

De un lado a otro iba
con
tranquilas manos
el albañil
moviendo
materiales.
Y al fin
de
la semana,
las columnas, el
arco,
hijos de cal, arena,
sabiduría y manos,
inauguraron
la sencilla firmeza
y la frescura.

Ay, qué lección
me dio con su trabajo
el albañil tranquilo!

No lo escribió, al signo de admiración lo dibujó. Lo moldeó con cuidado al igual que el albañil con su pared. Caminó hacia el viejo sauce, se sentó sobre el banco de piedra abrazado por la serena sombra. Observó por encima del papel garabateado, su mirada cruzó la calle. Vio moverse a alguien bajo la glorieta del "Vaticano", temió ser descubierto y volvió su vista sobre el papel. El albañil flotaba en cada renglón, en cada línea escrita. El poeta pensó un instante y sonrió satisfecho: "al albañil de mi "Kremlin" yo sí lo he visto poner ladrillos mientras que mi vecino de enfrente nunca vio ni verá al suyo hacerlo". Era una buena forma de iniciar una discusión. Decidió que, al atardecer con mate en mano, se cruzaría.

Click para ampliar

A unos 80 km hacia el norte de Córdoba Capital y sobre el emblemático Camino Real, se levanta Villa del Totoral.

La zona, conformada por extensos llanos ideales para la agricultura, presenta alguna suave colina, un cristalino arroyo y una tupida arboleda que invita a las caminatas.

La ciudad concebida como un tradicional damero encuentra su centro en la obligada Plaza nacida con el origen del pueblo mismo. Aquella primera Villa General Mitre, fundada en 1860, adoptaba el nombre del mismo guerrero para identificar a su plaza central. Recién en 1913 dicha denominación es reemplazada por la actual: Plaza San Martín.

Click para ampliar

Click para ampliar

El poeta español Rafael Alberti supo habitar en Totoral en sus años de exilio. Su amor por el pueblo es retribuído en un árbol de Encinas plantado en su homenaje en dicha plaza. Al centro, una escultura de San Martín, obra del artista Enrique López, dirige su mirada hacia la Iglesia Nuestra Señora del Rosario.

Las tierras destinadas a la construcción de la Iglesia son cedidas en 1870 en carácter de donación por Narciso Navarro. Las obras se iniciaron inmediatamente concluyéndose con la inauguración al cabo de dos años. Se coincide con que la advocación sea hacia la Virgen del Rosario. Su primer Cura y Vicario será el Presbítero Domingo Luque.

El  templo es de planta basilical inscripta en un rectángulo de 31,35 mts. de largo por 14,80 mts. de ancho, con nave central y dos laterales.

Después de trasponer la puerta cancel se visualiza el grácil perfil del arco carpanel que limita el sotocoro.

Click para ampliar

Click para ampliar

Pilares cuadrados con pilastras adosadas, sostienen cinco tramos de arcos formeros  de medio punto, los cuales están contorneados por una proporcionada arquivolta que nace en la imposta de cada uno de ellos. Deberá sumarse los dos tramos de los laterales del presbiterio que son de menor luz y cegados.

La bóveda de cañón corrido cuya generatriz es un arco carpanel, con una luz de 7,35 ms, tiene cinco tramos determinados por los arcos fajones en correspondencia con los pilares.  Presenta lunetos pequeños en el centro de cada tramo, los cuales contienen ventanas con vidrio repartido, que dan una tamizada iluminación al sagrado recinto.

En el arranque de la bóveda, la imposta se extiende desde el coro alto al muro del testero. Debajo de ella, y en igual recorrido, una cornisa divide el plano visual que se extiende desde la cúspide del arco formero hasta la imposta corrida.

Las dos naves laterales están ritmadas por arcos diafragmáticos de medio punto y la cubierta esta livianamente resuelta con cielorraso con maderas machiembradas con pendiente definida hacia el exterior y pintadas del mismo color de los muros.

La nave del lado de la Epístola tiene a sus pies, la escalera que conduce al coro alto y al campanario; culminando en el altar del Sagrado Corazón. Detrás del cual se encuentra la sacristía.

La nave del lado del Evangelio termina en el camarín de la Virgen Nuestra Señora del Rosario, que ocupa el lugar de la contra sacristía.

Las tres naves están cubiertas con techo de chapas de zinc a dos aguas.

El plano de la fachada que mira hacia el este,  está retirado de la línea municipal generando un atrio, sin cerramiento frontal y enmarcado lateralmente por las construcciones lindantes. 

Con un estilo arquitectónico que responde a la escuela italiana, la estructura se levanta con pautas de marcada simetría y simplismo. La presencia de tres puertas está indicando la disposición interior del templo.

La puerta central, de mayor dimensión, está enmarcada en una variación de  alfiz, con sus enjutas contorneadas y puntilladas. El conjunto está coronado por un tímpano formado por las arquivoltas de un arco carpanel.

Torres iguales se expresan a ambos lados del cuerpo central. Dos líneas verticales de dovelas simuladas en argamasa, con desplaz de media, ubicadas en correspondencia con  la dimensión de las torres, intentan dar la sensación de que las mismas comienzan desde el suelo. Las dovelas llegan hasta un friso rematado en cornisa. El cuerpo superior de la torres está limitado en su contorno por una prominente cornisa para luego rematar en un chapitel de base hexagonal  con cruces de hierro forjado en el pináculo. Cada cara de las torres poseen una abertura con dintel de arco de medio punto. En la torre de la derecha, se encuentra  el campanario.

En el cuerpo central de la fachada, en su eje de simetría vertical, tiene fuerte presencia, la ventana trifora del coro alto. Sobre ella, un óculo permite la ventilación del entretecho.

El frontis, de marcada pendiente que copia la del techo, está bordeado por una moldura bajo la cual se dibuja una greca y remata en un pináculo con cruz de hierro forjado.

Click para ampliar

Click para ampliar

 

De las tierras:

Antes de la Conquista

Los Comechingones fueron los originarios del lugar. Sus hábitos los convertía en grupos sedentarios dedicados a la agricultura, la ganadería, dominando el arte de la alfarería y el de los tejidos.

Llegada de los colonizadores

El avance de la colonización potenció el asentamiento de postas y estancias. Las mismas se expandieron a lo largo del Camino Real sirviendo de reparador descanso para los viajeros que deambularon por lo que empezó a llamarse Valle de Cavisacate nombre asociado a "cavisacat" que en lengua originaria significa algo así como "sitio de caida o lugar del golpe". La tradición atribuye a un expedicionario de nombre Antón Berrú el haber sufrido una rodada con su caballo, de resultas de los cual nace el nombre de la región.

1576

Se inicia el fraccionamiento de las tierras del Valle de Cavisacate por decisión de Jerónimo Luis de Cabrera.

1590 - 1591

El Capitán López Correa recibe, en carácter de merced, vastas extensiones recibiendo el mandato de crear una Posta. A poco de hacerlo transfiere la misma a Pedro Luis de Cabrera quien será el que se afianzará en el lugar a partir de la Estancia San Esteban del Totoral. A la muerte de Don Pedro, la Estancia y su Obraje habían crecido significativamente. Sus hijos herederos resuelven su subdivisión y es así que la propiedad deviene en: San Antonio de la Buena Vista o Totoral Chico ubicada hacia el noreste, San Esteban del Totoral o Totoral Grande asentada sobre el noroeste y finalmente una tercera fracción identificada con el primigenio obraje que pasó a ser conocida como Curtiduría.

1860

Será el Dr. Félix de la Peña quien, en su carácter de Gobernador dicta, con fecha 6 de agosto de 1860, una normativa provincial, expropiando las tierras de San Esteban del Totoral. El interés de tal decisión es el de crear una comunidad en el lugar; es así, que en pocos años, la Villa General Mitre toma forma definida. Este nombre, obviamente en homenaje al militar triunfador de Pavón, muta al de Villa del Totoral en años posteriores conservándose hasta la actualidad.

 

Datos complementarios:

Las fiestas patronales son el tercer domingo de octubre.

 

Click para ampliar

Click para ampliar

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

ll Home ll Objetivos ll Búsqueda ll por Nombre ll por Localidad ll Mapas ll Patrimonio ll Glosario ll

ll Fiestas ll Las Capillas y el Arte ll Biografías ll

info@capillasytemplos.com.ar

 

La Página Web "Capillas y Templos" es una iniciativa privada sin fines de lucro que no mantiene vinculación alguna

con los distintos templos aquí descriptos como así tampoco con la Iglesia Católica

ni con ningún otro Credo Religioso u Organismo Gubernamental.

 

La Página Web "Capillas y Templos" se encuentra inscripta en la Dirección Nacional del Derecho de Autor, bajo números:

884418 del 26 de octubre de 2010

4985831 del 23 de diciembre de 2011

5077053 del 07 de febrero de 2013

5234137 del 05 de junio de 2015 y

5339188 del 21 de marzo de 2017

Se prohibe la copia y/o reproducción parcial o total del material contenido en la presente Página

sin la expresa autorización de los autores de la misma.

De modo explícito, no autorizamos ningún tipo de utilización del presente contenido

que signifique fines comerciales y/o rentables.