Home
Objetivos
Busqueda
Busqueda por Nombre
Busqueda por Localidad
Mapas
Las Capillas y el Arte
Fiestas
Biografias
Patrimonio
Glosario
Contacto

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

SANTO DOMINGO DE GUZMAN

En las postrimerías del siglo XIX los inmigrantes, en su mayoría italianos, también se instalaron en los campos al sur de la capital cordobesa,  en el denominado departamento Anejos Sur, en busca de mejor futuro que el que le ofrecía Europa. Traían algunos conocimientos de laboreo, una enorme capacidad de trabajo, espíritu de progreso, valijas cargadas de recuerdos y una gran fe católica. Las poblaciones cercanas aún no habían nacido y participar del oficio religioso dominical significaba desplazarse varias leguas hasta Alta Gracia, Córdoba o La Lagunilla por caminos parecidos a senderos en carruajes tirados por caballos.

Los habitantes de la región, criollos y extranjeros, se encolumnaron tras un objetivo común: levantar una ambiciosa capilla en Bajo Grande. Cada uno colaboró con lo que pudo. Una hectárea de terreno, mano de obra, acarreo de materiales, dinero.

Con mucho esfuerzo, a la vera del camino que unía Córdoba con Bajo Grande hasta San Antonio, entrando ya en el Departamento Tercero Arriba, pudieron concretar el lugar de culto deseado que, según el padre Ferrony, estuvo en funcionamiento en 1892 y se estima que estuvieron trabajando a lo largo de tres años.

En el tiempo en que esta Capilla rural se estaba levantando en el Departamento Santa María, éste tenía una superficie de 310.677 has. Un tercio de ella era montuosa, la superficie aprovechable era de alrededor de 60.000 has y la cultivada no llegaba a 10.000 has.  

Aunque sin fecha de la misiva, tal vez 1912, el Cura Ferrony responde al Visitador de Parroquias Cgo. Pedro N. Montenegro, el "Cuestionario para la Visita Canónica de las Parroquias de la Diócesis" (acceda al mismo).  Si oportunamente,  quienes estaban a cargo de capillas, templos, lugares de culto hubieran respondido, con preocupación estos intensos cuestionarios, se dispondría de un importantísimo bagaje de información referido a este tema patrimonial. Transcribimos la respuesta que aporta importantes datos de la Capilla de Bajo Grande y del Curato de Alta Gracia de quien dependía:

"Señor Inspector de “Parroquias” - Cgo. D. Pedro N. Montengro - Córdoba

Cumplimentando su nota del 14 del corr. tengo el honor de contestar á sus preguntas

1º: ¿En qué fecha fue erigido ese Curato?

R: Este Curato fue erigido en el año mil setecientos ochenta y uno. (1781)

2º: ¿Cuántas Iglesias o Capillas hay en su Curato, especificando en qué fecha fue construida cada una, cual es su respectivo titular y cuáles son las dimensiones de cada Iglesia?

R: En este Curato existen nueve Capillas y son las siguientes:

A) Iglesia Parroquia, construida en 1679. Titular: a Ntra. Sra. de Mercedes.

B) Capilla de la “Falda del Carmen”, de 1903. Titular: Ntra. Sra. del Carmen.

C) Capilla de la “Lagunilla”, de 1659. Titular: Ntra. Sra. de la Candelaria.

D) Capilla de “Malagueño”, de 1904. Titular: Ntra. Sra. de la Nieve

E) Capilla de “Calderón”, de 1803. Titular: Ntra. Sra. del Rosario

F) Capilla de “Bajo Grande”, de 1892. Titular: Santo Domingo

G) Capilla de Cosme, de 1808. Titular: Ntra. Sra. de las Mercedes

H) Capilla de “San Antonio”, de 1810. Titular: San Antonio

I) Capilla de “Potrero de Garay”, de 1904. Titular: Ntra. Sra. del Rosario

Las dimensiones son las siguientes: 

La Iglesia Parroquial: 30 x 8 m

La Capilla de la “Falda del Carmen”: 15 x 6 m

La Capilla de la “Lagunilla”: 17 x 8 m

La Capilla de “Malagueño”: 10 x 5 m

La Capilla de “Calderón”: 9 x 5 m

La Capilla de “Bajo Grande”: 29 x 8 m

La Capilla de “Cosme”: 17 x 6 m  

La Capilla de "San Antonio”: 20 x 5 m

La Capilla de “Potrero de Garay”: 15 x 5 m

3º: ¿Qué propiedad de raíces tiene cada una de ellas?

R: La Iglesia Parroquial tiene 50 mq. ocupado por la casa parroquial y el “Obraje”

La Capilla de la “Falda del Carmen”  una hectárea

La Capilla de la “Lagunilla” una hectárea

La Capilla de “Malagueño” una hectárea

La Capilla de “Calderón”  una hectárea

La Capilla de “Bajo Grande”  una hectárea

La Capilla de “Cosme”  una legua de fondo con 154 metros de frente 

La Capilla de S. Antonio una hectárea

La Capilla de  “Potrero de Garay “ una hectárea

4º: ¿Tiene títulos ó escrituras públicas?

R: La Iglesia Parroquial no tiene

La Capilla de la “Falda del Carmen”, no tiene

La Capilla de la “Lagunilla”, tiene escritura pública

La Capilla de “Malagueño”, no tiene

La Capilla de “Calderón”, no tiene

La Capilla de “Bajo Grande”, tiene un boleto

La Capilla de “Cosme”, tiene escritura pública. 

La Capilla de “San Antonio”, tiene escritura privada

La Capilla de “Potrero de Garay”, sin información

Creo con esto de haber contestado á su nota. Dios guarde al Sr. Inspector S. S. - Bernardo F. Ferrony, Cura"

 

Según Arturo Torres, el Curato de Alta Gracia se creó el 26 de diciembre de 1781, siendo su primer cura párroco el Dr. Pedro Vicente Ferreyra (1750-1814).

En 1793 se tiene noticias de la creación del Curato de Anejos por el Obispo Fray José de San Alberto (1778-1783) con sede en la Capilla de Nuestra Señora de la Candelaria en  la estancia La Lagunilla.

Tuvo su primera división el 12 de noviembre de 1858 y luego el 7 de octubre de 1892; Anejos Sud tomó el nombre de Santa María, con la parroquia de Alta Gracia como cabecera.

Desde Alta Gracia, el 25 de julio de 1918 el Cura Bernardo F. Ferrony respondía al señor Visitador de Parroquias canónigo Pedro N. Montenegro:

“Tengo el honor de saludar á Vd. y acusarle recibo de su nota del 19 del corr. en la que me manifiesta la necesidad de revocar y terminar las torres  de la Iglesia de “Bajo Grande” promoviendo con empeño suscripciones en las próximas fiestas Patronales de esa Capilla. Por el momento participo á Vd. que la idea de terminar dichos trabajos existe ya desde varios años, y nadie todavía ha ofrecido algo. Se precisaría alrededor de 15.000$ dado el encarecimiento de los materiales en la actualidad. Sin embargo me permito manifestarle que estamos empeñados en otra necesidad mas urgente y humanitaria cual es la construcción de un Cementerio, puesto que, esos vecinos tienen que llevar los cadáveres al cementerio mas próximo que dista casi seis leguas. Si la Providencia nos envía algunos recursos inmediatamente doy principio á las obras. Con los recursos que se puede obtener en Bajo Grande creo muy difícil la terminación de dichos trabajos. De Vº S. S. - Bernardo F. Ferrony, Cura."

Poca fe tenía el cura Ferrony respecto de la obra de la torre, que con el paso de veintitrés años se pudo concretar; no así los revoques.

El padre Ramón Amado Liendo se puso al hombro la campaña de obtención de fondos para poder llevar adelante la construcción de la torre campanario. Gracias a sus anotaciones,  que se conservaron, quedaron una serie de detalles de la actividad relacionada con la capilla en el  quinquenio 1926-1931, transformándose en históricas mínimas del esfuerzo de los feligreses de esos momentos y que , intentamos sacarlas de los archivos para transformarlas en patrimonio de las allegados de hoy:

En 1927, el 5 de julio se abonó al Sr. Carlos Unamuno quinientos pesos a cuenta de un altar que éste construyó pero que hubo que suspender y desarmar ya que no estaba en condiciones aceptables, según lo determinado por el técnico que se contrató para emitir opinión.

Al año siguiente se pintaron al aceite los cielorrasos de madera de la iglesia y sacristía, y a la cal todo el interior de las mismas. La tarea estuvo a cargo del Sr. José Holly,  que ejecutó,  además, un cordón de vereda alrededor de la iglesia, cobrando por ambas tareas  la suma de 1.550,00 $ m/n. el 27 de septiembre de 1928.

Se les encargó a los Ingenieros Ferrari y Olmedo la confección de los planos de la torre a un costo de 190 pesos. Cobraron la primera entrega del 25 %, el 27 de septiembre de 1929 y el resto lo harían según el avance de obra.

También había que proveer de mobiliario a la capilla,  por lo que se compraron catorce bancos usados a la Iglesia de Alta Gracia. Años más tarde, la Capilla será profanada y también se llevaron los bancos.    

El día 31 de octubre de 1930 en la ciudad de Córdoba, el Cura Párroco Pbro. Ramón Amado Liendo y los Ingenieros A. C. Ferrari y  Alfredo S. Olmedo firmaban el contrato para la construcción de la torre de la Capilla de Bajo Grande por la suma de cinco mil  trescientos pesos m/n., debiendo pagar el primero el acarreo del agua y la mitad del precio de la arena necesaria para la obra.

Con fecha 01 de noviembre de 1930 comenzó a circular, por todos lados, un volante donde se invitaba a los vecinos a colaborar con la obra:

 

Click para ampliar

Click para ampliar

 

La torre  fue terminada a principios del ´31. A la hora de cobrar,  los constructores sufrieron una quita de pesos 592,25 m/n. por haber ejecutado la cara posterior de la torre completamente lisa cuando debió ser igual a las otras tres.

En materia de donaciones, en esta segunda etapa de construcción, participaron, según sus posibilidades,  todas las familias de la región. Algunos apellidos que quedaron consignados: Agüero, Ahumada, Almada, Arrregui, Artura, Berrotarán, Bustos, Cabanillas, Carranza, Cisterna,  Garzón Funes, Glieman, Gomez, Guerrero, Heredia, Lopez, Ludueña, Marín, Martín, Moggi, Olmedo, Pizarro, Riga, Tabares, Torres, Utrera.

Otras familias han participado con ayudas de menor cuantía y pareciera que los apellidos italianos, ya no son numerosos. El resultado del cierre contable del quinquenio, había dado un déficit de  $ 757,85 m/n., pero consideraban que el templo estaba terminado.

El cura párroco Ramón Amado Liendo, Cierra su informe manifestando:

Estas son las diversas donaciones y gastos que se han hecho en estos cinco últimos años para dejar la capilla casi totalmente terminada interior y exteriormente.

Consignamos aquí una expresión de íntimo agradecimientos a todas y a cada una de las personas que han contribuido con sus limosnas o con su acción, rogando a Dios N.S. acoja un día en su casa del cielo a todos los que le han levantado su casa en la tierra.

Por haberse destacado con su acción en todo tiempo, se agradece especialmente a las Señoritas Rita Tabares e Isolina Guerrero: y más especialmente aún, a la familia de la Señora Antonia Almada de Almada , la cual con sus hijos e hijas, ha contribuido durante los cinco años con la suma de $ 3.860,00 que es más de la mitad del total de entradas.

Para exteriorizar su justo agradecimiento, el Sr. Cura Párroco celebró una misa solemne en la Capilla por todos los donantes el día 19 de marzo y obsequió allí públicamente a la señora de Almada con una cruz y cadena macizas de oro 18 ks con una inscripción: “A la Señora Antonia Almada: gratitud del Cura Párroco y vecinos de Bajo Grande, 19 de marzo de 1931.”

 

La capilla, hoy:

Desde lejos se divisa la torre de la capilla por sobre las copas de los árboles que la rodean. No está sola en el camino: doscientos setenta metros al norte la acompaña una escuela rural y doscientos setenta metros al sur, la silente presencia del cementerio zonal.

 

En una hectárea sin cercar, con forestación implantada, aparece la gran capilla retirada de la línea del camino dando lugar a un simulado atrio.  

La sólida torre campanario, ocupando su propio espacio, se yergue antepuesta a la nave armando la casi totalidad de la fachada; viendo los múltiples amaneceres  acaecidos en los últimos ochenta y cuatro años.

 

Click para ampliar

 Click para ampliar

 

En su base se genera un nártex de 3,60 por 4,20 m, cerrado en los laterales, con un vano de acceso con remate ojival en el frente y el portal de ingreso a la nave de tres hojas en madera, con dintel ojival propio del estilo neogótico. 

Posee contrafuertes de ángulo en tres niveles y sobre la mitad de la altura, un gran orifico circular que debió ser el alojamiento de un rosetón.

En el último tramo de la torre campanario, tiene tres aberturas ojivales en el frente, cuatro en cada lateral y una en la cara posterior. Sobre las mismas y bajo una pronunciada cornisa, se desarrolla una greca en aparejos de muy buena factura. El remate está producido por una balaustrada que tuvo pináculos en los cuatro ángulos.

Carecemos de información sobre el remate final del conjunto, estimando que debió contar con un chapitel con su cruz en hierro forjado. Una noche de fuerte tormenta descargó un rayo, que destruyó la terminación de la torre y afectó el muro lateral norte.

La planta de la capilla es de una sola nave de 28,20 m de largo por 9,00 m de ancho y una altura de 9,70 m en la línea superior del cielorraso. El presbiterio ocupa 8,20 m y esta sobre elevado 50 cm sobre el solado. Una blanca balaustrada hace las veces de reclinatorio.

Click para ampliar

Los muros laterales, de 60 cm de espesor,  están ritmados en cinco tramos por pilastras con basa y capitel,  el cual se funde en la imposta bien trabajada que rodea todo el recinto, haciendo de base del cielorraso constituido por una bóveda liviana con arco de generatriz ojival, resuelto con tablillas de madera.

En el tramo segundo sendas hornacinas han contenido imágenes, hoy vacías, ya que han sido saqueadas. La sacristía, del lado del evangelio, se comunica con la nave por un amplio vano con remate ojival.

Dicha sacristía contó con puerta al exterior que fue clausurada. El techo es a dos aguas, con estructura a la vista y  a menor altura que el de la nave.

En correspondencia con las pilastras interiores, en las caras externas de los muros,  están los contrafuertes  que se desarrollan en tres tramos de mayor a menor. Absorben los empujes del techo que es una estructura liviana a dos aguas con cubierta de chapas de zinc con caída libre.

La iluminación de la nave es muy reducida limitándose a una abertura que esta sobre el portal de ingreso, de buena dimensión pero, captando en ingreso de luz a través de la torre. El otro, bastante pequeño, es el resto del  cierre de una abertura lateral al norte. 

Pese al esfuerzo  de los allegados a esta capilla, la falta de recursos suficientes, hace que la misma no se encuentre en óptimas condiciones. Por otra parte, necesidades propias de la comunidad llevaron a construir un galpón de chapa galvanizada, contiguo al muro norte del templo, lo que desmerece grandemente la obra de la Capilla Santo Domingo. 

Cada año renace en agosto, el resto del tiempo resiste en medio de los árboles, cerca de los sembradíos, acompañada por cientos de palomas y las verdes loras que le pidieron permiso para asentar sus nidos en lo alto de la torre.

 

Datos complementarios:

El cementerio al cual hacía alusión el padre Ferrony, en 1918, se concretó al poco tiempo. Nos llamó la atención una particularidad, ya que en el sector sur oeste del mismo, dispusieron el entierro de solo “angelitos”. La mayoría corresponde a la época en que se construyó la torre de la capilla y la visión del conjunto resulta muy inusual. 

 

Ubicación:

31º 37’ 12.64” Latitud Sur

64º 12’ 25.29” Longitud Oeste

444 m snm

 

 

 

Fuentes de consulta:

  • Archivo Arzobispado de Córdoba – Caja Alta Gracia

  • BISCHOFF, Efrain U. – Historia de Cordoba – Capítulo XIX - Lerner Editora Córdoba, 2008

  • FERRERO, Roberto A. - La colonización agraria en Córdoba  - Libro Nº 5 - Junta Provincial de Historia de la Prov. de Cba.- Córdoba, 1978

  • MARTINEZ PAZ, Enrique – La formación histórica de la Provincia de Córdoba –Universidad Nacional de Córdoba. Instituto de Estudios Americanistas. Número V – Córdoba, 1941

  • RIO Manuel E. y ACHAVAL, Luis A. – Geografía de la Provincia de Córdoba - Vol. I – Compañía Sud-Americana de Billetes de Banco – Buenos Aires, 1904

  • Tradición oral

  • Google Earth

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

ll Home ll Objetivos ll Búsqueda ll por Nombre ll por Localidad ll Mapas ll Patrimonio ll Glosario ll

ll Fiestas ll Las Capillas y el Arte ll Biografías ll

info@capillasytemplos.com.ar

 

La Página Web "Capillas y Templos" es una iniciativa privada sin fines de lucro que no mantiene vinculación alguna

con los distintos templos aquí descriptos como así tampoco con la Iglesia Católica

ni con ningún otro Credo Religioso u Organismo Gubernamental.

 

La Página Web "Capillas y Templos" se encuentra inscripta en la Dirección Nacional del Derecho de Autor, bajo números:

884418 del 26 de octubre de 2010

4985831 del 23 de diciembre de 2011

5077053 del 07 de febrero de 2013 y

5234137 del 05 de junio de 2015

Se prohibe la copia y/o reproducción parcial o total del material contenido en la presente Página

sin la expresa autorización de los autores de la misma.

De modo explícito, no autorizamos ningún tipo de utilización del presente contenido

que signifique fines comerciales y/o rentables.