Home
Objetivos
Busqueda
Busqueda por Nombre
Busqueda por Localidad
Mapas
Las Capillas y el Arte
Fiestas
Biografias
Patrimonio
Glosario
Contacto
 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

ORATORIO DE LA POSTA

"Si salgo bien te volveré a ver. ¡Si no, adiós para siempre!"

(Palabras de Facundo Quiroga al partir de Buenos Aires el 18 de diciembre de 1835)

Click para ampliar

Click para ampliar

Un 2 de enero de 1579 en tiempos de la fundación de Córdoba, Miguel de Ardiles recibió en merced las tierras llamadas de Sinsacat, con el objeto de establecer una encomienda. Por entonces, el cacique de la región era Chinchana o Chincharagua.

Las propiedades serán heredadas por su hijo, Miguel de Ardiles “el mozo”.

Este vendió la Estancia de Santa Catalina, de la cual fue su primer dueño, pero reservó las tierras de Sinsacate donde fundó una estancia entorno de la cual, surgirá una pequeña población.

Otra referencia está dada por el rector de la Compañía de Jesús de Córdoba, el Padre Torreblanca, en 1637, como parte de la narración de un viaje, dice: “… pasé por el pueblo de Miguel Ardiles…”.

Bernando de Reyna Vera, vecino fundador de Córdoba, sevillano, que fue capitán general y teniente gobernador de Córdoba le adquirió a la viuda de Ardiles la estancia de Sinsacate, la cual es heredada por una de las hijas Juana de Reyna y Salguero,  casada con Alonso de Herrera y Velazco, quien le pone de nombre: “San Pablo de Sinsacate”. Una idea de las pertenencias de la misma, puede tomarse del documento “La tasación de la Hazienda de Chjinzacate” de 1717.   

A través de los tiempos la estancia pasó por varios problemas económicos; a tal punto, que debió ser entregada en censo a favor del monasterio de Santa Catalina y del convento de San Francisco.  

Afirman el prof. Luis Q. Calvimonte y el Lic. Alejandro Moyano Aliaga “… de allí surgió un largo pleito judicial, donde pretendió ser parte la Compañía de Jesús, sin conseguirlo, quedando debidamente comprobado que la estancia de Sinsacate jamás perteneció a los jesuítas como equivocadamente se viene sosteniendo; inclusive la placa colocada por la Comisión Nacional de Monumentos, Museos y Lugares Históricos sigue apoyando ese error …”. 

No obstante, existen estudiosos del tema que manifiestan que la estancia de Sinsacate, en algún momento de la historia fue patrimonio de los jesuítas, aunque no se dispone documentación fehaciente al respecto. Posiblemente, deberá ahondarse la investigación  a fin de clarificar las sucesivas hipotecas, herencias, fraccionamientos y ventas.

En el inventario de la estancia “San Pablo de Sinsacate”, practicado en 1720, se describen las edificaciones y se hace un más que detallado relato del oratorio: “… está construido de media agua y techo de teja. En su interior existe un altar portátil usado, una imagen de bulto de San Pablo, otra imagen más pequeña de Nuestra Señora, un cáliz y vinajeras de plata, dos campanas de bronce, una más grande que la otra; ornamentos completos para celebrar la santa misa, tales como misal con su atril, juego de casullas, albas y manteles”.

Click para ampliar

Click para ampliar

Fue en 1762 cuando don Juan Jacinto de Figueroa adquirió la propiedad por la suma de ocho mil pesos y permanecerá en la familia por varias generaciones.

Construyó una casa, un molino, una bodega, una barraca, acequia y tajamar. Instaló un comercio bien equipado y  atendió una buena plantación de frutales. Tenía muchos caballos, mulas, bueyes y carretas. Era una de las postas con mejores servicios en la región de Córdoba..

Dice el arquitecto Rodolfo Gallardo en sus escritos sobre la Arquitectura de Córdoba que “ …es interesante apuntar que dentro del equipamiento de las postas y de lo que llamamos programa arquitectónico, figura la capilla, ya que las necesidades de los usuarios iban más allá de las corporales , que son las que hoy más se tienen en cuenta ... y si los baños se reducían a precarios lugares comunes, no faltaban en el rango que era menester estos pequeños recintos sagrados, donde llegaban los viajeros llenos de promesas hechas en los inhóspitos caminos, preñados de peligros, de asaltos., de muerte y de la acción de las desatadas fuerzas de la naturaleza…”.

Paralela al “camino real una larga fila de pilares cuadrados remata en el Oratorio dedicado a Nuestra Señora del Rosario.

Una serie de habitaciones corridas a lo largo de una fresca y generosa galería culminan en este pequeño oratorio con su fachada orientada al este y una imagen de planta rectangular de 13.50 m de largo por 3.60 m de ancho, con un arco cobijo que protege un nártex con una profundidad de 3.60 m por el mismo ancho de la nave.

Se ingresa por una puerta de dos hojas de abrir, de madera con dintel recto de algarrobo.

Click para ampliar

Click para ampliar

Sus gruesas paredes son de piedra asentadas en adobe y cinco cabreadas de par y nudillo con alfajías y bovedillas dan sustento a  su techo a dos aguas, cubierto con tejas coloniales. Están perpendiculares a los del resto de las habitaciones. Su piso es de ladrillos y en sus paredes encaladas hay una ventana coral y otra en la cara norte. Una puerta lateral de baja estatura, comunica el oratorio con el resto del conjunto.

La fachada muy sencilla, con una moldura horizontal en el inicio del arco tiene a su derecha  la espadaña  “de tres orificios arranca desde el piso con su plano de piedras, revocada solo del lado del naciente. Quedan claramente delimitados tres sectores: el más bajo, totalmente ciego, acaba en una simple línea de cornisa. El segundo, entre esta cornisa y otra igual, tiene dos arcos de medio punto y a pesar de tener travesaños de madera no tiene ahora campanas. El último tramo, más angosto, con un arco con tirante y campana, tiene su recorte final en  una cornisa un poco más graciosa, de línea quebrada, que sigue el arco en su desarrollo. Pequeñas esferas en la parte superior y lados completan la decoración”.

“Una escalera al final de la galería, sobre el límite con el oratorio, permite el acceso al plano de ronda, de donde emergen los techos inclinados cubiertos de tejas”.

 

Pedro y Manuel Figueroa continuaron la obra de Juan Jacinto, su padre, pero en la década del 30 del siglo XIX, poco después de la tragedia de Barranca Yaco, fallecen ambos y se pierde la continuidad en el mantenimiento de la heredad. Sus descendientes venden  lo que fuera la posta y después de pasar por varios propietarios,  termina siendo usurpada por moradores de la región.

Click para ampliar

Click para ampliar

El monumento fue restaurado por el Arquitecto Mario J. Buschiazzo en 1946. La capilla conserva su planta primitiva y actualmente es sede, junto al resto de la edificación, del Museo Rural Posta de Sinsacate, con elementos rurales de su época.

Click para ampliar

Click para ampliar

 

A lo largo de la historia:

Generales con sus tropas como Manuel Belgrano, viajeros como el asturiano Alonso Carrió de la Vandera, Visitador de Correos, con su secretario Carlos Calixto Bustamante Inca “Concolorcorvo”, extranjeros recorriendo estas tierras de paso hacia el Alto Perú o bajando hacia Buenos Aires, por el llamado “Camino Real”, comerciantes con mercancías o simplemente en viajes de negocios, miembros de la iglesia en tareas pastorales; a lo largo de muchos años, habrán rezado  ante la imagen de la Virgen del Rosario, que hoy se exhibe en el Museo Provincial Marqués de Sobre Monte.

El coronel San Martín en su paso por la posta, cuando iba a hacerse cargo del Ejército del Alto Perú, en los primeros días de enero de 1814,  recibió un aporte de caballada por parte de José Javier Diaz, dueño de la vecina estancia de Santa Catalina. En ese momento era maestro de postas don Manuel de Figueroa.

Allí descansaron los hombres del General Juan Lavalle, en 1840, en derrota después de Quebracho Herrado, por gestión de Orencio Correas, su cuñado, que residía en la Estancia de Jesús María.  En la reorganización de sus fuerzas lo acompañaban los coroneles Videla, Acha, Deheza y  Pedernera.

Cual testiga muda, la Posta cobijo entre sus muros la tragedia de Facundo Quiroga y su gente, un ya lejano 16 de febrero de 1835.

“Téngase usted sin cuidado

por mi vida Usandivaras,

que no nació todavía

quien va a despacharme el  alma”.

 

La mano de Santos Pérez burló coraje y confianza, el hombre había nacido y Facundo lo ignoraba. Alejandro Noréz Martínez, evoca con estos versos el sangriento suceso de la muerte de Juan Facundo Quiroga (1788-1835) en Barranca-Yaco (Agua de la Barranca) cercana a la Posta.

Un monumento, de reciente construcción, se erige en el sitio de los sucesos y recuerda a los asesinados de aquella trágica jornada.

 

 

Accesa al Expediente de la "Causa Criminal seguida contra los autores y cómplices del asesinato en Barranca-Yaco, Territori de Córdoba, el día 16 de febrero del año de 1835, en las personas del Exmo. Sr. Brigadier General  D. Juan Facundo Quiroga, Comisionado del Exmo. Gobierno de Buenos-Aires; su Secretario Coronel Mayor D. José Santos Ortiz y demás individuos de su comitiva. Con la defensa de los reos, acusación del Fiscal del Estado, dictámenes del Juez Comisionado y del Asesor General; y las últimas actuaciones hasta la sentencia definitiva y su ejecución. Publicación Oficial. Buenos Aires. Imprenta del Estado, 1837." (Biblioteca Nacional Mariano Moreno de la República Argentina - Buenos Aires - Ver Doc. Digitales: Obra completa - Formato .pdf)

 

Los restos del Caudillo, junto a los de su secretario, doctor José Santos Ortiz, fueron velados en la Capilla de Sinsacate, antes de ser trasladados a Córdoba.

En ese momento el propietario de la Posta, don Pedro Luis Figueroa, era Juez Pedáneo,  por lo que fue el funcionario judicial que actuó en primera instancia ante el trágico acontecimiento.

¿Los hermanos Reynafé, Estanislao López, Juan Manuel de Rosas ... autores intelectuales? Esto es materia pendiente de la Historia Argentina. Una respuesta que, probablemente, nunca llegue.

De lo que no hay duda es que Santos Pérez junto a su partida había logrado su cometido asesinando al Tigre de los Llanos y toda su comitiva incluído el postillón José Luis Basualdo de tan solo 12 años que se había incorporado al grupo en la Posta Ojo de Agua.

El historiador José Ferreira Soaje describe de modo angustiante las dramáticas circunstancias de la muerte del niño: “Aterrorizado por lo que ve y no alcanza a entender, llora sin consuelo pidiendo por su madre. Benito Guzmán, de Totoral Chico, que conoce al niño y a su familia es quien se empeña ante Santos Pérez en querer salvarle la vida invocando que es una criatura inocente. El sargento Marcelo Figueroa será quien lleve a la tierna víctima al sitio del holocausto ... ”.

 

Datos Complementarios:

Monumento Histórico Nacional:

Por decreto Nº 90.732 del 14 de mayo de 1941, decláranse Monumento Histórico Nacional diversos inmuebles, algunos del dominio provincial y otros pertenecientes a la Iglesia y a particulares en la Provincia de Córdoba. Entre ellos, "la Posta de Sinsacate: edificio característico de las antiguas postas destinadas al relevo de los caballos y reposo de los viajeros que data del año 1709 , tiene Capilla con restos de púlpito y de las pinturas que lo ornaban"; tal lo expresado por la Comisión Nacional de Museos y de Monumentos y Lugares Históricos.

 

 

 

 

 

Fuentes de consulta:

  • BUSCCHIAZZO, Mario J. - Estancias Jesuíticas de Córdoba, Ed. Bond Hermanos, Buenos Aires, 1969.

  • BUSTAMENTE CARLOS INCA, Calixto “CONCOLORCORVO” – CARRIÓ DE LA VANDERA, Alonso – El Lazarillo de ciegos caminantes. Emece Editores, Buenos Aires, 1997.

  • CALVIMONTE, Luis Q. y MOYANO ALIAGA, Alejandro  - El antiguo Camino Real al Perú en el Norte de Córdoba – Ediciones El Copista, Córdoba,1996.

  • FOGLIA, María Elena  y GOYTÍA Noemí – Los poblados históricos de norte cordobés  - Boletín Oficial.  Córdoba, 1993.

  • FURLONG CARDIFF, Guillermo, S.J. - Arquitectos Argentinos durante la dominación hispánica.  Editorial Huarpes, S.A. - Buenos Aires, 1945.

  • GALLARDO Rodolfo (Ver Biografía), compilación de sus escritos – La Arquitectura en Córdoba y su Historia. Editorial Nuevo Siglo. Córdoba, 1995.

  • GONZALEZ WARCALDE,  Luis – Por la ruta de la historia  -  Edición del autor. Jesús María , 1971.

  • GRACIA, Joaquín, S. J.  Los Jesuitas en Córdoba. Espasa Calpe Argentina S. A. – Buenos Aires, 1940.

  • SINSACATE, Historias Populares Cordobesas – Comunideas, Gobierno de Córdoba – Córdoba, 2005.

  • CAYETANO BRUNO - Historia de la iglesia en la Argentina - 1967

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

CAYETANO BRUNO - Historia de la iglesia en la Argentina - 1967

 

ll Home ll Objetivos ll Búsqueda ll por Nombre ll por Localidad ll Mapas ll Patrimonio ll Glosario ll

ll Fiestas ll Las Capillas y el Arte ll Biografías ll

info@capillasytemplos.com.ar

 

La Página Web "Capillas y Templos" es una iniciativa privada sin fines de lucro que no mantiene vinculación alguna

con los distintos templos aquí descriptos como así tampoco con la Iglesia Católica

ni con ningún otro Credo Religioso u Organismo Gubernamental.

 

La Página Web "Capillas y Templos" se encuentra inscripta en la Dirección Nacional del Derecho de Autor, bajo números:

884418 del 26 de octubre de 2010

4985831 del 23 de diciembre de 2011

5077053 del 07 de febrero de 2013 y

5234137 del 05 de junio de 2015

Se prohibe la copia y/o reproducción parcial o total del material contenido en la presente Página

sin la expresa autorización de los autores de la misma.

De modo explícito, no autorizamos ningún tipo de utilización del presente contenido

que signifique fines comerciales y/o rentables.