Home
Objetivos
Busqueda
Busqueda por Nombre
Busqueda por Localidad
Mapas
Las Capillas y el Arte
Fiestas
Biografias
Patrimonio
Glosario
Contacto
 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

NUESTRA SEÑORA DE LA CANDELARIA

Si no se están imaginando

el oasis del que estoy hablando,

pues sirva un mate Doña Rosa

que de parado es que se lo digo,

me saco el sombrero mi amigo

que de mi Caminiaga hermoso

lleno de orgullo me he referido.

 

Pues volveré con esperanza

por los caminos del norte

pa´encontrar entre los montes

a esa tierra enamorada,

que parte mi sentimiento

como una copla del viento

como es el pago e´Caminiaga.

 

"Cuando los gauchos den el desfile", Cristian Ortega

(Fragmentos)

 

En el norte cordobés, a 175 km de Córdoba Capital, en plena pedanía del Departamento Sobremonte se levanta está pequeña comunidad con poco más de medio millar de habitantes. Partiendo de Cerro Colorado, desde el este y tras recorrer 17 km, se llega a Caminiaga por un camino de cornisa que fue dibujado serpenteante a lo largo de una imponente y fotográfica quebrada. Espléndida exposición de tierras rojas y tupida vegetación verde y ocre.

 

Adiós Cerro Colorado
cerro de piedras pintadas.
Algún día he de volver
por tu camino de cabras.

Me voy para el cuesta arriba
orillando l
a quebrada.
Pura piedra y soledad,
camino de Caminiaga.

Chacarera de las piedras (fragmento)

Atahualpa Yupanqui

 

Hacia el oeste se comunica con San Pedro Norte con la curiosidad de sus tumbas verticales y la obligada Posta de San Pedro Viejo.

Los viejos pobladores del lugar fueron los comechingones, señores dueños de las tierras que se extendían desde las actuales Cruz del Eje en el norte hasta Achiras en el sur. Su influencia hacia el oeste llegaba hasta Conlara en San Luis. Los estudios arqueológicos en Ongamira y otras áreas cordobesas y puntanas clarifican que su presencia se remonta al tiempo precerámico donde los elementos de labor y caza se confeccionaban con piedras y huesos; por tanto, reconocerlos en los períodos paleolíticos, significa ubicarlos en el lugar hace unos cinco mil años.

Esta comunidad se caracterizaba por su altura (promedio de 1,60 a 1,80 m), sus rasgos cobrizos y la singularidad de ser barbados. Los distintos grupos familiares encontraban refugio en cuevas a las que completaban, para un mejor abrigo, con paredes de pircas y techumbres de paja. Un conjunto de dichas familias contaban con un único cacique y límites definidos de zona ocupada. Cuando esta comunidad crecía se fragmentaba en dos grupos; cada uno de los cuales contaba con su propio cacique, mantenía interrelación pero adoptaban zonas de control separadas y diferenciadas.

La distancia que separaba a los incas y los amazónicos de los comechingones y por ende la débil influencia de aquellos significó que éstos tuviesen, de algún modo, una cultura propia y específica. Quizás una mínima injerencia de habitantes andinos fomentó en ellos el cultivo de la tierra de la que obtenían zapallo, quinoa y maíz, el hábito del sedentarismo, la crianza de la llama y el uso de su lana para la vestimenta.

Su alimentación se sustentaba en la caza de ciervos, liebres, vizcachas, guanacos, zorros y aves, en la recolección de frutos y en la molienda de los granos obtenidos por siembra (los morteros junto a cursos de aguas son claros testimonios de dicha tarea).

Las numerosas pinturas rupestres que han perdurado hasta nuestros días son el medio que contamos para reconocer e interpretar su cultura. Las mismas reflejan sus vivencias cotidianas, su reconocimiento e integración con la fauna, flora y cielo, las indumentarias, lo religioso, lo mágico y finalmente, su dramático encuentro con los invasores. Cerro Colorado es un exponente cabal de las mismas.

 

Las familias de comechingones que habitaron la zona de Caminiaga fueron los Caminegues.

Encontrar en la lingüística de esta etnia una respuesta al significado de este nombre es un desafío difícil de resolver ya que, de los distintos dialectos, son solo vestigios los que han llegado a nuestros días. Básicamente, las lenguas henia de las zonas norte y la camiares más al sur así como la influencia de quichua, aimará, indamá y tantas otras confluyen, entremezcladas, para dar vida a los distintos lenguajes. A partir de interpretaciones, no necesariamente asegurables, se podría asociar el nombre de la Localidad con el término caminegua, cuyo significado podría ser leído como "lugar del valle" a partir de los vocablos propios del henia: camin (valle) y hua (lugar). Para otros, la palabra proviene de caminyaga que significa "gran valle", resultado de combinar camin (valle) y yaga (gran). No debe descartarse otra opción: cami-ini-aha, resultante de cami (valle), hini o henen o henin (pueblo) y aha (lugar), algo así como "lugar del pueblo del valle".

Durante la conquista la influencia misionera trajo consigo el desprecio de las lenguas originarias y la imposición sobre ellas del quichua lo que significó la muerte definitiva de los idiomas naturales y la imposibilidad de recuperar, en la actualidad y con cierta fidelidad, el significado de los pocos vocablos que han sabido perdurar a través de los siglos.

 

 

El actual río Los Tártagos, vestido de talas, molles y algarrobos, será testigo del encuentro de los naturales del lugar con los conquistadores. El Lic. Alejandro Moyano Aliaga ubica en el año 1600 la entrega de estas tierras (estratégicamente ubicadas sobre el Camino Real que unía el Virreinato del Río de la Plata con el Alto Perú) en carácter de merced a Diego Céliz de Burgos por el entonces gobernador del Tucumán, don Pedro Mercado de Peñalosa. Poco después, éstas son transferidas al matrimonio formado por Baltazar Gallegos y Clara Fajardo, hermana de Céliz de Burgos.

En 1611, bajo escritura pública son adquiridas por el general don Pedro Luis de Cabrera Martel, hijo del fundador de Córdoba Jerónimo Luis de Cabrera quien fuese muerto asesinado en 1574.

Don Pedro Luis nació en Cuzco en 1566 y estaba casado con Catalina Villaroel Maldonado quien era hija del fundador de Tucumán, Diego Villarroel y Aguirre. Al trasladarse al norte cordobés ya había alcanzando el grado de Teniente Gobernador y Corregidor de Córdoba, Maestre de Campo General, segundo Señor de la Encomienda de Quilino, Alguacil Mayor del Santo Oficio de la Inquisición.  Una vez convertido en propietario de las tierras será quien funda la Estancia de Caminiaga.

A la muerte de Don Pedro Luis Cabrera Martel ocurrida en 1632 será uno de sus varios hijos quien asume, en carácter de herencia, el control sobre la Estancia.

Será entonces, el Capitán Félix de Cabrera y Zúñiga, Maestre de Campo y Alcalde Ordinario de Córdoba, quien junto a su esposa e hijos afianzaron la propiedad; hecho que se ve reflejado en el testamento efectuado en Totoral un 25 de diciembre de 1639 donde se da cuenta de lo siguiente: "estancias y tierras de Caminiaga son mías y los ganados de vacas, crías de mulas y caballos son en compañía y por mitad con mi hermano don Juan de Cabrera y Zúñiga (Maestre de Campo y Señor de las Encomiendas de Quilino y San Marcos casado con Juana de Saavedra, hija del Capitán Martín Suárez de Toledo, Alcalde y Corregidor de Asunción y Teniente de Gobernador General del Paraguay y Río de La Plata y de María de Sanabria) y que todo el ganado ovejuno que allí está es mío y no de compañía alguna como así son los que están en dicha estancia, salvo un esclavo que entre el dicho, mi hermano y yo compramos y pagamos a Don Juan de los Ríos, nuestro primo".

La estancia permaneció en poder de los descendientes de Don Félix Cabrera y Zúñiga por más de una centuria. Serán sus hijos, Félix de Cabrera y Mendoza y su hermano Don Diego de Cabrera quienes continúan como propietarios. Los dos hijos del matrimonio de Don Diego con Doña María de Gigena continuarán como responsables de la administración; uno de ellos, Adrián le impondrá a la Estancia el nombre de San Antonio de Caminiaga, mientras que su hermana Josefa contraerá nupcias con Don Francisco Javier Carranza convirtiéndose en los dueños de las Estancias Santa Rosa y San Pedro (la actual San Pedro Norte).

Los distintos vínculos y acuerdos matrimoniales abrieron un abanico de propietarios que ponen a estas tierras en manos de Doña Antonia de Cabrera quien en 1743, mediante acto testamentario, declaró como únicos herederos de sus bienes a Antonio Suárez de quien se dice en una de las cláusulas: "... que lo había criado como si fuera un hijo, por haber sido fiel y servidor ..." y a ... Joaquín, mulato .... Nombra como albacea al Cura de Sumampa, Dr. Juan José de Ávila.

Aquí dio comienzo el desmembramiento de la histórica heredad, dándose otro caso donde los dueños de grandes estancias, al no tener sucesión, por medio de su voluntad testamentaria dejaban sus bienes a sus criados, o en algunos casos libertaban a sus esclavos, como lo hizo el capitán Juan de Olariaga, para legalizar la donación de bienes de Guayascate.

 

Sobre la Capilla

De acuerdo al legado escrito por el Capitán Félix de Cabrera, en 1716, se da cuenta de la existencia de una primigenia capilla, tal vez construida durante el siglo XVII.

Es así que en el inventario efectuado a su muerte se da cuenta de lo siguiente: "una capilla de 14 varas de largo y cinco y media de ancho con tirantes y llave de madera de quebracho, puerta de tablas y cerradura sin llaves, techo de tejas maltratadas y viejas, así como en paredes como en madera". Del mismo texto se puede extraer la información acerca de la presencia de "una imagen de Nuestra Señora de la Purificación con nicho de madera pintada, manto y pollera de lana verde guarnecido, otro manto encarnado y corona de plata, crucifijo de bronce, casullas, manteles de cretona, candeleros de bronce, atril de madera, campanilla de altar, dos cuadros grandes, una campana colgada".

Durante el siglo XVIII se erige una nueva Capilla en honor a Nuestra Señora de la Candelaria. Esta vieja capilla, hacia 1754 hizo de sede vice parroquial a lo que se dio en llamar Curato de Sumampa, ya que así lo manifiesta el cura Domingo de Allende de 1805 al Provisor del Obispado de Córdoba, Deán Gregorio Funes.

Años más tarde ese mismo sacerdote tuvo que prestar ayuda en momentos difíciles al obispo Rodrigo Antonio de Orellana, en su trágica fuga con el ex virrey Santiago de Liniers, el gobernador Gutiérrez de la Concha y otros, cuando fueron tomados prisioneros por orden de la Primera Junta de Mayo, en las cercanías de esta región.

De 1754 a 1859 la Capilla asumió dependencia del Curato de Río Seco para luego, hasta la actualidad, de San Francisco del Chañar.

A pocos metros de la antigua capilla están las ruinas de los muros de lo que fuera el casco de la primitiva estancia, y que fuera residencia de la familia Cabrera por muchos años.

 

 

Cuenta la tradición lugareña, que en una vieja casona aún existente al lado de lo que llaman “la sala o casa de los Cabrera” se encuentra la habitación en que, en uno de sus viajes, descansara el gobernador Intendente de Córdoba Marqués de Sobremonte.

 

Click para ampliar

Click para ampliar

 

Frente a la plaza, sobre la base de la Capilla del siglo XVIII, se levanta y se inaugura a fines del siglo XIX, la actual Iglesia.

 

Click para ampliar

Click para ampliar

Según Mercedes Garay, la Iglesia que estaba frente a una plaza alambrada "fue donada por una familia de apellido Pauli de Tulumba". De acuerdo a su relato: "el predio de la Iglesia empezaba en lo de Acosta y terminaba en la esquina de Doña Chicha, el fondo colindaba con lo que es hoy el Intituto Gabriela Mistral. La Casa Parroquial estaba habilitada con todas las comodidades para albergar a cuatro o cinco personas, por supuesto relacionadas con la Iglesia".

 

Rufo Garay recuerda que "para las Fiestas Patronales venían músicos que tocaban las nueve noches y la gente les pagaba poniéndoles plata en el hueco de la guitarra. Los músicos que venían le decían "Cocodrilo", "Quenchito", "El Cata Sosa", "Sabotaje Ledesma", también daban serenatas" y agrega: "en la Iglesia, las misas se daban con armonio, venía el cura y traía un músico que tocaba el armonio, siempre se cantaba desde el coro".

 

Click para ampliar

Click para ampliar

El 2 de febrero de 1984, se llevó adelante una Fiesta Patronal de características especiales: la Iglesia cumplía 100 años. Una Comisión se armó para la ocasión, Lola Contreras sería la Presidenta, Mary Van Der Laan la Secretaria, Dina Ponce oficiaba como Tesorera contando, además, con la colaboración de Nellis Allende.

Se procedió a recaudar fondos no faltando los bailes, las carreras y los sorteos. Los vecinos aportaron donaciones y colaboraciones de todo tipo. Con la ayuda de Arquitectura de la Provincia se pintó la Iglesia por primera vez y se procedió a arreglar techos, paredes, puertas, cerraduras. Una vecina del pueblo donó el ajuar de la Virgen. Hubo fiesta y baile el 31 de enero para recaudar fondos.

Finalmente el día del aniversario, el acto contó con la dirección de Gladis Acosta y el consabido discurso fue pronunciado por Yanes Van Der Laan.

 

De los Curatos y Departamentos:

14/05/1570

(creación Obispado)

Se crea el Obispado de Tucumán, por Bula del Pontífice San Pío V,  con sede en Santiago del Estero.  Córdoba dependía de él. 

Noviembre 1581

(primer Obispo)

Se hace cargo su primer Obispo efectivo, Fray Francisco de Victoria (1576-1614).

28/11/1697

(traslado de la sede)

El Papa Inocencio XII traslada a Córdoba la Sede del Obispado de Tucumán.

01/06/1772

(separación de Curatos)

Constantemente las autoridades cordobesas reclamaban  a las de Santiago,  su intromisión en asuntos eclesiásticos; aún cuando el Cabildo ejercía su autoridad hasta los lindes actuales de Río Seco.

Fue en esa fecha, que el Gobernador del Tucumán, don Joaquín Espinosa, con la aprobación del Obispado, decidió separar los Curatos de Sumampa y San Miguel. 

La determinación de límites, más la intervención del cura propietario doctor Juan José de Ávila, que había renunciado a la parte perteneciente a Río Seco, facilitaron la división del Curato que hasta entonces extendía su guía espiritual sobre “Río Seco, San Francisco (Chañar), San Roque, Manantiales, San Miguel, Barrancas; para llegar, finalmente hasta Caminiaga y Chuñaguasi”.

16/06/1777

(primer Párroco)

El doctor Estanislao López Caballero, asume como primer Párroco del Curato. En la nueva jurisdicción quedaron San Miguel de las Higueras, Caminiaga, San Francisco del Chañar, San Roque de Chuña Huasi, y más adelante nacieron Puesto de Castro, Rosario del Saladillo, San Isidro de los Hoyos, Rayo Cortado y el Fuerte de la Candelaria.

Año 1830

(división política)

La división política originaria de la provincia de Córdoba se basó en la eclesiástica, conservando hasta este año la denominación de Curatos o Partidos, indistintamente. Eran, en esa fecha, los siguientes: el de Córdoba Capital, Río Cuarto, Calamuchita, Tercero Arriba, Anejos, Tercero Abajo, Río Segundo, Santa Rosa, Tulumba, Río Seco, Ischilín Punilla, San Javier y Pocho.

12/11/1858

(límites)

Se precisaron los límites del Departamento Sobremonte, comprendiendo las pedanías: San Francisco del Chañar, Aguada del Monte, Cerrillos, Chuñaguasi y Caminiaga.

 

 

 

Datos complementarios:

 

Fiestas Patronales:

La devoción a la Virgen de la Candelaria se celebra con sus fiestas patronales el día 2 de febrero.

 

Coordenas:

30º 04’03 35’’ S

64º 03’05 39’’ O

Altitud:

719 msnm

 

 

 

Fuentes de consulta:

  • BISCHOFF, Efraín U. – Norte, Norte, Norte… Su leyenda y su historia –Córdoba, 1991

  • CALVIMONTE, Luis Q. – Los curatos del norte de Córdoba Período Hispánico,  Cuaderno de Historia Nº 23 – Junta Provincial de Historia de Córdoba, 1997.

  • CALVIMONTE, Luis Q. -  Antiguas capillas y devociones religiosas en el norte de Córdoba – Córdoba, entre campanas y chimeneas. Junta Provincial de Historia de Córdoba, 2006.

  • CALVIMONTE, Luis Q. y MOYANO ALIAGA, Alejandro - El antiguo Camino Real al Perú en el Norte de Córdoba -  Ediciones El Copista - Córdoba, 1996.

  • HISTORIAS POPULARES CORDOBESAS: Caminiaga – Comunideas, Córdoba, 2005

  • Google Earth

  • Presidenta de la Comuna de Caminiaga: Sra. Edilma del Valle Navarro.

  • Sra. Dora Contreras.

  • El Chasqui de Cerro Colorado.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

ll Home ll Objetivos ll Búsqueda ll por Nombre ll por Localidad ll Mapas ll Patrimonio ll Glosario ll

ll Fiestas ll Las Capillas y el Arte ll Biografías ll

info@capillasytemplos.com.ar

 

La Página Web "Capillas y Templos" es una iniciativa privada sin fines de lucro que no mantiene vinculación alguna

con los distintos templos aquí descriptos como así tampoco con la Iglesia Católica

ni con ningún otro Credo Religioso u Organismo Gubernamental.

 

La Página Web "Capillas y Templos" se encuentra inscripta en la Dirección Nacional del Derecho de Autor, bajo números:

884418 del 26 de octubre de 2010

4985831 del 23 de diciembre de 2011

5077053 del 07 de febrero de 2013

5234137 del 05 de junio de 2015 y

5339188 del 21 de marzo de 2017

Se prohibe la copia y/o reproducción parcial o total del material contenido en la presente Página

sin la expresa autorización de los autores de la misma.

De modo explícito, no autorizamos ningún tipo de utilización del presente contenido

que signifique fines comerciales y/o rentables.